This content is not available in your region

Países Bajos: cómo luchar contra el cambio climático sin dañar la industria agroalimentaria

euronews_icons_loading
Países Bajos: cómo luchar contra el cambio climático sin dañar la industria agroalimentaria
Derechos de autor  euronews
Por Méabh Mc Mahon

Ocuparse del cambio climático es una prioridad en los Países Bajos.

La agricultura es culpable del 40% de las emisiones de nitrógeno. Harían falta miles de millones de euros para reducir el ganado y así la contaminación por amoníaco.

El sector agroalimentario hace todo lo posible para hacer oír su voz, como con una iniciativa en Utrecht, en la que ofrecen hamburguesas gratis y diversión para los niños.

"Los agricultores han venido de todos los rincones del país no solo para ofrecer a los vecinos un almuerzo gratis, sino también para hablar de sus problemas con el Gobierno neerlandés", cuenta Méabh Mc Mahon, Euronews.

"La gente está preocupada porque los Gobiernos quieren quitarnos nuestras licencias y quieren quitarles la tierra a los agricultores", dice Bart Kemp, Agractie Nederland.

"Desde un punto de vista personal, mi futuro está totalmente destruido", lamenta Max, productor lechero. 

"Estoy muy preocupada por el cambio climático, pero es un problema mundial, pero en este pequeño país, no podemos resolver todos los problemas de todo el mundo", asegura Hilda, granjera.

Con 100 millones de vacas, pollos y cerdos, este "pequeño país" de 17 millones de habitantes tiene una de las industrias ganaderas más grandes de Europa. Es el mayor exportador de carne de la Unión Europea (UE).

Comer menos y exportar menos

La fundación climática Urgenda simpatiza con los agricultores, pero dice que el país debe comer menos y exportar menos.

"No sabemos qué está haciendo el Gobierno, pero sí sabemos que la reducción de la ganadería es realmente necesaria para el clima. Creo que necesitamos reducir el número de cerdos, pollos y vacas... Podría haber menos animales por granjero o reducir el número de granjeros. Hay diferentes maneras de hacerlo. Y esperamos hacerlo de manera justa para los agricultores, ya que están cumpliendo con la ley", explica Hanneke van Ormondt, Fundación Urgenda. 

Los colegas de Hanneke han ido a la COP26 andando, desde Groningen a Glasgow, en Escocia. Su mensaje es claro: desacelerar el cambio climático y acelerar la transición energética.

"Debemos mantenernos por debajo de 1,5 grados, parece poco uno y medio o dos, pero la diferencia es enorme sobre el tipo de mundo en el que viviremos... Tenemos que ver la manera de volar, los envíos, la industria... Necesitamos un mejor acuerdo", dice Hanneke van Ormondt, Fundación Urgenda.

Todos los ojos están puestos en la COP26, donde lo que está en juego es vital.