This content is not available in your region

El cambio climático se come la Camarga francesa

Access to the comments Comentarios
Por Euronews  con AP
euronews_icons_loading
Flamencos en la Camarga francesa
Flamencos en la Camarga francesa   -   Derechos de autor  AP Photo

Llevan allí miles de años y es probable que sean uno de los pocos supervivientes de los daños que el cambio climático causará en la Camarga.

Según los expertos, los flamencos, al igual que otras aves migratorias, seguirán acudiendo a esta reserva natural del sur de Francia a pesar de la fuerte erosión que sufrirá en las próximas décadas, daños que ya están observando los residentes locales. "Desde hace tres o cuatro décadas, las playas han disminuido, aparecen rocas, la arena disminuye. Por ejemplo, tenemos algunos días, dos o tres días de nieve cada año, cuando antes no estábamos acostumbrados a verla", asegura Helene Ferullo, residente en Les Saintes-Maries-de-la-Mer.

La subida del nivel del mar provocará cambios irreversibles en el ecosistema de la Camarga. Las mareas altas alterarán la producción de sal, las propiedades del famoso arroz de la Camarga, único por su color rojo y su sabor natural a nuez, y también la cantidad de hierba en los prados.

Aurelie Raunaud, ganadera de Raynaud, propietarios de toros establecidos en Camarga desde 1950, cuenta que han visto ya "muchos efectos del avance del mar y de la salinidad del suelo. Como el suelo está salado, la hierba crece menos, por lo que perdemos calidad en nuestros pastos y tenemos que dar mucho más heno. También es más difícil desde el punto de vista económico".

El mar avanza inexorablemente y las barreras artificiales que actualmente protegen la costa no podrán resistir. Francois Sabatier, profesor asistente en la universidad de Aix Marseille y en el Centre de Recherche et d'Enseignement de Géosciences de l'Environnement explica que "las tormentas medias de hoy van a ser más fuertes a finales de este siglo y éstas van a ser muy parecidas a las olas extremas que tenemos ahora".

Según el experto, aunque las tormentas tengan la misma intensidad que hoy en día, el aumento del nivel del mar producirá olas más altas, poniendo en peligro el litoral y muchas localidades de la costa mediterránea.