EventsEventosPodcasts
Loader

Encuéntranos

PUBLICIDAD

"No voy a renunciar a mis principios": Conozca al científico italiano despedido por negarse a volar

El Dr. Gianluca Grimalda saliendo de Buka, provincia de Bougainville, Papúa Nueva Guinea, en su viaje de regreso.
El Dr. Gianluca Grimalda saliendo de Buka, provincia de Bougainville, Papúa Nueva Guinea, en su viaje de regreso. Derechos de autor Gianluca Grimalda
Derechos de autor Gianluca Grimalda
Por Rosie Frost
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Este artículo se publicó originalmente en inglés

El Dr. Gianluca Grimalda, investigador italiano del clima, calcula que el viaje lento ahorrará unas 4,5 toneladas métricas de emisiones de carbono.

PUBLICIDAD

Viajar de Kiel (Alemania) al Pacífico Sur sin avión no es tarea fácil: requiere barcos, trenes, autobuses, taxis, coches compartidos y escolta policial a través de Pakistán.

Pero Gianluca Grimalda, investigador sobre el clima, cree que viajar así es la opción correcta, aunque al final le cueste el puesto de trabajo.

Grimalda tardó unos 35 días en llegar a Buka, en la provincia de Bougainville (Papúa Nueva Guinea).

Tras seis meses investigando el impacto del cambio climático en las comunidades de Bougainville, su viaje de vuelta iba a ser una misión similar, de dos meses.

Pero el investigador cuenta que se enfrentó a un dilema cuando su empleador, el Instituto de Economía Mundial de Kiel, le dio un ultimátum sobre su regreso.

"O vuelves en cinco días, lo que significa que tienes que coger un avión en tres días, o estás despedido", explica a Euronews Green.

La empresa de Grimalda había apoyado viajes anteriores

Grimalda afirma que se enfrentó a retrasos inesperados de unas siete semanas durante su investigación y reconoce que podría haber comunicado mejor lo que estaba ocurriendo.

"Sospecho que mi implicación en la desobediencia civil en algunas protestas relacionadas con el clima el año pasado quizá también influyó en la postura de mi empleador", añade el investigador, miembro de Scientist Rebellion.

El año pasado participó en varias protestas, como la de pegar la mano al suelo de un museo de Volkswagen en Alemania y bloquear un aeropuerto privado en Italia mientras estaba de vacaciones allí.

Un portavoz del Instituto Kiel para la Economía Mundial, un instituto de investigación económica y think tank sin ánimo de lucro, dijo a Euronews Green que la organización no comenta los asuntos personales internos de sus empleados.

El Instituto había apoyado a Grimalda en un viaje anterior a Papúa Nueva Guinea y este viaje también había sido planeado con su apoyo.

"Cuando viajan por negocios, el Instituto apoya a sus empleados para que viajen de forma respetuosa con el clima", declaró un portavoz.

"Nos comprometemos a prescindir de los viajes en avión en Alemania y en otros países de la UE en la medida de lo posible. Si es necesario viajar en avión, compensamos las emisiones de CO2".

¿Por qué decidió no volar Gianluca Grimalda?

El investigador también prometió a las comunidades con las que habló durante su trabajo de campo que haría todo lo posible por limitar su impacto en el planeta.

Grimalda ha evitado volar durante la última década. Calcula que sus 27.000 km de viaje de vuelta a Kiel emitirán 10 veces menos equivalentes de CO2 que si viajara en avión, con lo que ahorrará unas 4,5 toneladas de emisiones.

El investigador también prometió a las comunidades con las que habló durante su trabajo de campo que haría todo lo posible por limitar su impacto en el planeta

"Con el cambio climático, todas las comunidades costeras que visitamos ya habían tenido al menos una experiencia para reubicar tierra adentro debido a la subida del nivel del mar", explica.

"Muchas comunidades de las montañas carecen de alimentos cuando el periodo de sequía dura más de lo habitual".

Estos periodos de sequía se producen todos los años y antes duraban tres semanas. Ahora pueden ser de hasta seis semanas.

PUBLICIDAD

"No voy a renunciar a mis principios, aunque me cueste el puesto. Quiero lanzar el mensaje de que estamos, no quiero decir desesperados, pero estamos realmente ante un problema en lo que respecta al cambio climático", afirma Grimalda.

Con los ecosistemas derrumbándose ante nuestros ojos, añade, no podemos seguir como si nada ocurriese.

¿Cómo se planifica un viaje lento de 27.000 km?

Grimalda no espera que todo el mundo viaje como él hace, aunque sospecha que algunos investigadores podrían incluirlo en sus largos viajes de trabajo de campo. Reconoce que organizar un itinerario tan complicado no es fácil.

"Requiere cierta preparación, sobre todo para los visados", explica. Otros viajeros lentos han compartido sus conocimientos en Internet, lo que ayuda en el proceso, y la introducción de la documentación digital ha facilitado las cosas en los últimos años.

Un buque llevó a Grimalda de vuelta a Kiel.
Un buque llevó a Grimalda de vuelta a Kiel.Gianluca Grimalda

"La primera vez que viajé, cogí el Transiberiano Express de Moscú a Pekín y no había billete electrónico", recuerda Grimalda.

PUBLICIDAD

"Así que tuve que caminar hasta una oficina en las afueras de Moscú para conseguir mi billete de papel".

Los avances tecnológicos también le permiten trabajar mientras viaja. Incluso en los buques de carga tiene acceso a Internet.

"En realidad, no hay nada que deba hacer en Kiel que no pueda hacer mientras viajo", explica Grimalda.

La gente también ha compartido sus experiencias sobre el cambio climático a lo largo del viaje, incluso en las situaciones más inesperadas. Mientras le acompañaba, la policía de Pakistán le mostró sus vídeos de las inundaciones mortales que devastaron el país el año pasado.

Grimalda viaja a través de Baluchistán, Pakistán, con una escolta policial.
Grimalda viaja a través de Baluchistán, Pakistán, con una escolta policial.Gianluca Grimalda

Los contactos que estableció con los líderes de la comunidad local de Bougainville le ayudaron a viajar en un carguero en la primera etapa de su viaje de regreso.

PUBLICIDAD

"Sólo quería inspirar a la gente a hacer algo fuera de lo común", concluye Grimalda.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Los europeos tiran 7 millones de toneladas de ropa al año: Chequia hace obligatorio el reciclaje

Por qué la mayoría de los holandeses montan en bicicleta todas las semanas

"Libertad personal" frente a "bien común": las zonas de bajas emisiones muestran el impacto de la UE en nuestra vida cotidiana