This content is not available in your region

Eurodiputados franceses protestan ante un vertido de aguas residuales en el Reino Unido

Access to the comments Comentarios
Por Alice Tidey
Protestas por la contaminación del agua.
Protestas por la contaminación del agua.   -   Derechos de autor  AFP/Ben Stansall

Tres eurodiputados franceses piden a Bruselas que tome medidas contra el Reino Unido después de que permitiera el vertido de una cantidad importante de aguas residuales sin tratar en el Canal de la Mancha y el Mar del Norte.

"Tememos consecuencias negativas sobre la calidad de las aguas marinas que compartimos con el país y, también, sobre la biodiversidad marina, las actividades de los pescadores y mariscadores", escribien los tres eurodiputados en su carta dirigida al comisario europeo de Medio Ambiente, Virginijus Sinkevičius, el miércoles.

Pierre Karleskind, Nathalie Loiseau y Stéphanie Yon-Courtin, los tres del grupo de centro Renovar Europa en el Parlamento Europeo, acusan al Reino Unido de "eximirse de los requisitos medioambientales" establecidos en la legislación comunitaria.

También subrayan que el Reino Unido tiene obligaciones en virtud del Acuerdo de Comercio y Cooperación UE-Reino Unido -surgido a raíz del Brexit- y que ha firmado la Convención de las Naciones Unidas sobre el Derecho del Mar.

"A pesar de ello, el Reino Unido ha optado por rebajar sus normas de calidad del agua. Esto es inaceptable y pone en duda los esfuerzos realizados por los Estados miembros de la UE en los últimos veinte años. El Reino Unido se ha comprometido a preservar los mares que lo rodean y que compartimos", escribien los tres eurodiputados.

"Pedimos a la Comisión [Europea] que utilice todos los medios políticos y legales a su alcance para poner fin a esta situación", añadien.

La semana pasada, la Agencia de Medio Ambiente del Reino Unido emitió órdenes de "no nadar" en más de 20 playas de todo el país a causa de los vertidos de aguas residuales.

Una de las causas fueron las fuertes lluvias que se produjeron después de un período sostenido de sequía, lo que hizo que el suelo no pudiera absorber la lluvia y que el agua llegara al sistema de alcantarillado. En este caso, las empresas de alcantarillado están autorizadas a verter los llamados desbordamientos de las tormentas en los ríos y el mar para evitar las inundaciones repentinas en algunas zonas.

Se espera que esto sea excepcional, ya que las empresas de alcantarillado tiene como objetivo principal verter el exceso de agua de lluvia, pero han sido acusadas de verter también aguas residuales sin tratar.

En un dictamen conjunto publicado a finales de junio, el profesor Chris Whitty, asesor médico del gobierno británico, Jonson Cox, presidente de la Autoridad de Regulación de los Servicios de Agua (Ofwat), y Emma Howard Boyd, presidenta de la Agencia de Medio Ambiente, señalaron que los datos muestran que el uso de los desbordamientos por tormentas "no es ahora excepcional"

"En algunos casos, se producen hasta 200 vertidos al año", escribieron. "Esto es obviamente inaceptable por motivos de salud pública".

Admitieron que, aunque el coste de garantizar que no se produzca ningún vertido puede no estar justificado, reducir la frecuencia de los vertidos a "auténticas tormentas debería ser, sin embargo, una expectativa mínima".

"Ciertamente, es la expectativa de la gran mayoría de ciudadanos, incluidos los que no utilizan los ríos de forma recreativa, según los datos de las encuestas. Nadie quiere que un niño ingiera heces humanas", añadieron.

No obstante, pidieron a las compañías de agua que inviertan para aumentar la resistencia y la capacidad del sistema de alcantarillado y mejorar la salud de los ríos, subrayando que "tenemos dos tramos de río en Inglaterra y Gales con estatus de aguas de baño. En Francia hay más de 500".