La inflación al consumo en China se acelera, pero los precios industriales caen por la débil demanda

La inflación al consumo en China se acelera, pero los precios industriales caen por la débil demanda
La inflación al consumo en China se acelera, pero los precios industriales caen por la débil demanda   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2023
Por Reuters

PEKÍN, 12 ene – La tasa anual de inflación al consumo de China se aceleró en diciembre, impulsada por la subida de los precios de los alimentos, a pesar de que la demanda interna se tambaleó pese a una actividad económica restringida.

Los economistas esperan que la inflación siga repuntando en el primer trimestre de 2023.

El índice de precios al consumo (IPC) de diciembre fue un 1,8% superior al de un año antes, lo que supone un aumento más rápido que la subida anual del 1,6% registrada en noviembre, según mostraron el jueves los datos de la Oficina Nacional de Estadísticas. El resultado coincidió con una estimación de Reuters del 1,8%.

La caída anual del índice de precios de producción (IPP) se moderó en diciembre hasta el 0,7% desde el 1,3% del mes anterior. Los economistas de un sondeo de Reuters esperaban un descenso del 0,1%, reflejo de la perturbación de la industria por un elevado número de casos de COVID-19 hacia finales de 2022.

China abandonó el mes pasado sus estrictas medidas de su política de cero COVID, retirando los confinamientos, eliminando la cuarentena y poniendo fin a las pruebas periódicas. Como consecuencia, los economistas esperan que la inflación siga acelerándose en el primer trimestre.

“Hay algunos primeros indicios de que la transición hacia la convivencia con el COVID está empezando a presionar al alza los precios”, afirma Zichun Huang, economista de Capital Economics. “Pero es improbable que el repunte de la inflación sea tan grande como el observado en muchas otras economías en su reapertura”.

Los analistas no esperan que el aumento de la inflación provoque una subida de los tipos de interés.

“Dado que la inflación seguirá siendo manejable en un futuro previsible, creemos que el Banco Popular de China tendrá que bajar el tipo de interés oficial en 10 puntos básicos en el primer trimestre”, declaró Zhou Hao, economista jefe de Guotai Junan Group.

Los precios de los alimentos subieron un 4,8% en diciembre con respecto al año anterior, tras la subida anual del 3,7% registrada en noviembre.

La inflación subyacente, que excluye los precios de los alimentos y la energía, sigue siendo moderada, aunque subió de una tasa anual del 0,6% en noviembre al 0,7% el mes pasado. Esto refleja los primeros efectos de la reapertura en los sectores de la sanidad y los viajes, donde la inflación aumentó.

El IPC medio para todo 2022 fue un 2,0% superior al de 2021, frente al objetivo del Gobierno de una subida de alrededor del 3%.

El Ministerio de Comercio chino declaró la semana pasada que estudiaría y aplicaría políticas para impulsar el consumo y que la demanda de los consumidores volvería gradualmente tras la optimización continua del control y la prevención de epidemias. 

En una rueda de prensa periódica celebrada el jueves en Pekín, el planificador estatal chino afirmó que, aunque los precios internacionales de las materias primas podrían fluctuar y persistieran las presiones inflacionistas importadas, China tenía plena confianza en que podría mantener los precios estables este año.