Lo sentimos, este contenido no está disponible en este idioma

Azerbaiyán: resorts de lujo y tratamientos de bienestar con un enfoque natural

Azerbaiyán: resorts de lujo y tratamientos de bienestar con un enfoque natural
Derechos de autor euronews
Por Cinzia Rizzi
Compartir esta noticia
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La región de Lankaran, en el sureste de Azerbaiyán, está situada entre el mar Caspio y las montañas Talysh, y es el hogar de numerosas aguas termales. Descubriremos sus tratamientos de bienestar y cómo se elabora el té, su famosa bebida nacional.

PUBLICIDAD

La región de Lankaran, en el sureste de Azerbaiyán, está situada entre el mar Caspio y las montañas Talysh, y es el hogar de numerosas aguas termales o 'Isti Su', donde los lugareños han acudido a curarse durante siglos.

En este episodio de Explora, Cinzia Rizzi visita el Lankaran Springs Wellness Resort, que ha elevado las cosas a un nivel completamente nuevo conservando un enfoque natural. 

Un hotel de lujo centrado en el bienestar

Podrás disfrutar de piscinas de agua termal que emana del suelo a 45C-46C, darte una sauna finlandesa o un baño turco. 

Y para continuar con el tratamiento de bienestar, es posible cubrir manos y brazos con cera de parafina, derivada del petróleo, el recurso más preciado de Azerbaiyán.

"Esto es parafina, que es utilizado en paralelo con el aceite especial de Naftalan. Actúa como un analgésico, y tiene efectos curativos y de restauración", explica Aghali Aliyev, médico jefe de Lankaran Springs Wellness Resort. 

El té de Lankaran: una famosa exquisita bebida nacional

Esta región de Azerbaiyán también es el origen de la bebida nacional «çay» o té. El clima subtropical, la humedad y el suelo fértil de esta zona la convierten en un región ideal para cultivar té. 

El cultivo de té comenzó a desarrollarse aquí en la década de 1930 y la región ahora produce el 99% de la cosecha nacional de té.

"Si repasamos la historia de la ciudad de Lankaran vemos que nunca ha habido plantas de producción de plástico o aluminio dentro de esta área. Nunca ha habido emisiones. Es por eso que el té producido aquí es el mejor del mundo", explica Araz Yaqubov, propietario de Yashil çay. 

Una vez que se recoge el té, las hojas se ponen en la sala de marchitamiento durante 18 horas. Luego se enrollan en la máquina de laminación, antes del proceso de fermentación. 

El último paso es el vapor de las hojas. Todo el proceso antes de disfrutar del té negro fragante, toma aproximadamente 24 horas.

Beber té es una parte muy importante de la vida de Azeri. Es obligatorio tener un çay en las tazas de vidrio clásicas en forma de pera.

Compartir esta noticia