Última hora

Última hora

El judo japonés se pasea en Dusseldorf

Leyendo ahora:

El judo japonés se pasea en Dusseldorf

El judo japonés se pasea en Dusseldorf
Tamaño de texto Aa Aa

La jornada de clausura del Gran Premio de Dusseldorf evidenció la superioridad japonesa. Aunque no en todas las categorías. No en la de menos de 90 kg. Y eso que Mashu Baker se las prometía muy felices en su vuelta a la gira mundial, pero el campeón olímpico sucumbió ante Mikhail Igolnikov.

El yudoca ruso se aprovechó del resbalón del nipón y se apuntó la victoria. El español Nikoloz Sherazadishvili se colgó el bronce, el segundo de la delegación española en el torneo.

"Baker es campeón olímpico, claro, es un gran yudoca. Pero no me asustó el hecho de que fuese campeón olímpico, salí, dí lo mejor de mí mismo y estoy muy contento. Durante todo el torneo mi objetivo fue tratar de mostrar mi mejor judo. No importaba si mi rival fuese campeón del mundo u olímpico, solo dar lo mejor de mí mismo. Estoy contento con el resultado", afirmó Igolnikov.

Asahina se estrena

Sarah Asahina vengó el honor de su compatriota y sumó su primera victoria del año en la categoría más pesada. El mejor momento de su actuación fue su ippon contra la alemana Samira Bouizgarne. Asahina fue nuestra mujer del día.

''Estoy contenta porque es mi primera competición del 2018. Mis padres estaban entre la multitud. Eso me hace muy fuerte, me gusta".

Liparteliani se aúpa al número 1

Varlam Liparteliani, el georgiano, paseó su dominio en la categoría de menos de 100 kilogramos. Venció en la final al irlandés Ben Fletcher. Es la cuarta victoria de Liparteliani en Dusseldorf, territorio que volvió a ser talismán para él. En esta ocasión, además, el éxito le sirve para auparse al número 1 del mundo.

El georgiano no sólo mostró su clase como atleta sino también como persona. Y recibió los honores de Anthony Carelli, excampeón intercontinental de la WWE.

Siete oros para Japón y un bronce para Portugal

Takeshi Ojitani y Sato Ruika dieron los últimos dos oros a Japón. Sato mostró sus mejores técnicas durante toda la jornada. Como muestra, su ippon ante la medallista de bronce mundial, la británica Nathalie Powell. Siete oros en total para los japoneses.

Y un bronce para Portugal, pero qué bronce. Lo logró de esta manera Jorge Fonseca. Un sensacional o soto gari que levantó de los asientos al público asistente e incluso provocó una sonrisa en su rival, el belga Toma Nikiforov. Fue el movimiento del día.