Última hora

Última hora

Leyendo ahora:

Aquarius: el diario de una odisea entre África y Europa

Aquarius: el diario de una odisea entre África y Europa

Aquarius: el diario de una odisea entre África y Europa

Después de cinco agotadores días varados en el mar, 600 inmigrantes norteafricanos que zarparon de la costa de Libia la semana pasada, finalmente desembarcarán en España.

A bordo del Aquarius se encuentran alrededor de once niños, siete mujeres embarazadas y 123 menores no acompañados. La embarcación está a cargo de las ONG Médicos Sin Fronteras y SOS Mediterranée.

La corresponsal de Euronews en París, Anelise Borges, se unió a esta travesía para documentar la odisea día tras día, recogiendo testimonios de pasajeros y voluntarios, sus temores y sus planes para el futuro.

Te contamos lo que ha sucedido hasta ahora:

7 de junio:

Anelise Borges nos mantiene informados desde la ciudad italiana de Catania, ubicada a 300 kilómetros de una nueva tragedia: el naufragio de un barco que transportaba a unos 180 migrantes.

Este desastre fue considerado como uno de los peores naufragios de barcos con inmigrantes de los que se tenga memoria. Sin embargo, este accidente es uno de los muchos que se han producido en el Mediterráneo, la travesía más mortífera del mundo para la inmigración.

Anelise se embarcar en el Aquarius, el buque salvavidas: "Me uniré a Médicos sin Fronteras a bordo del Aquarius para observar por mí misma el trabajo que realizan los voluntarios que patrullan la ruta migratoria más mortífera del mundo".

"Este año más de 600 personas han muerto al intentar cruzar el mar Mediterráneo y operaciones como esta son de vital importancia, a pesar de que algunos funcionarios de la UE no están de acuerdo. Ellos creen que estas operaciones son un 'factor de atracción' que alientan aún más a los inmigrantes a arriesgar sus vidas", relata nuestra corresponsal, antes de comenzar esta inesperada aventura.

9 de junio

Anelise está finalmente a bordo del Aquarius. En menos de 24 horas de haber zarpado, el barco salvavidas ya ha recibido tres llamadas de auxilio. Nuestra corresponsal nos informa que al menos 300 personas necesitan ser rescatadas del océano. Sin saber qué esperarse, el Aquarius se dirige a las zonas de desastre. La tripulación no se imagina entonces que una odisea llena de dificultades está apenas comenzando.

"A punto de subir a esa lancha. Dos naves cercanas necesitan nuestra ayuda. Cada una podría transportar alrededor de 120 personas", comparte Anelise en Twitter.

10 de junio

Más de 600 migrantes han sido rescatados del mar Mediterráneo en los dos últimos días. Familias enteras celebran la vida a bordo del Aquarius. "Después de una operación de 10 horas, Aquarius cuenta ahora con más de 600 personas a bordo. Entre ellas, la pareja documentada en este vídeo, que no sabía si alguno de los dos había sobrevivido al viaje", cuenta Anelise.

Todo parece ir bien, hasta que los planes de llegar a tierra comienzan a frustrarse: el vicepresidente y ministro del Interior de Italia, Matteo Salvini, anuncian el cierre de todos los puertos del país y que no se recibirá a la embarcación. La preocupación y la ansiedad se apodera de todo el barco.

"Las autoridades italianas han pedido a Malta hacerse cargo de las 629 personas rescatadas del océano Mediterráneo en las últimas 30 horas", informa nuestra corresponsal.

Aloys Vimard, coordinador del proyecto, afirma que el barco cuenta con suficiente comida a bordo. Sin embargo, sabe que la situación no puede prolongarse muchos días, así que espera que las 629 personas rescatadas puedan ser recibidas en algún puerto lo antes posible.

"Tenemos comida y agua suficientes para mantener a estas personas durante dos o tres días. Esto no es lo que queremos. El barco abarrotado, la gente que está durmiendo en la cubierta. No es cómodo en absoluto. Están débiles, exhaustos, así que deseamos que puedan tener un lugar cómodo, un lugar digno para descansar ", explica Vimard.

Anelise sigue compartiendo todas las actualizaciones en Twitter: "¡Digan patata!... 629 personas a bordo del Aquarius, inluyendo este tierno bebé, esperan saber que sucederá con ellos después de que Italia pida a Malta acoger a los rescatados del mar Mediterráneo este fin de semana".

11 de junio

"Salvar vidas en el mar es un deber, pero transformar Italia en un enorme campo de refugiados no lo es", declara Salvini en Facebook. "Italia ha terminado agachando la cabeza y obedeciendo. Esta vez alguien tiene que decir que no".

El Aquarius está estancado en aguas internacionales y su destino sigue siendo completamente incierto. El número de pasajeros inmigrantes sigue creciendo y tanto Italia como Malta se rehúsan a abrir sus puertos. La situación se complica y el barco espera una solución mientras sigue varado en medio del océano.

"Las personas que llevan brazaletes amarillos son menores no acompañados. Tienen entre 13 y 17 años y vienen de Eritrea, Ghana, Nigeria y Sudán. Según Médicos sin Fronteras, hay 123 de ellos a bordo", tuitea Anelise.

12 de junio

"Estudié derecho. Quiero ayudar. Quiero detener a Boko Haram. Quiero ser abogado".

Al fin hay esperanza de llegar a tierra firme. La embarcación del Aquarius acaba de recibir una grandiosa noticia: España ha autorizado su acceso al puerto de Valencia.

"Aquarius recibió instrucciones para ir a España. Barcos de Italia recogerán a 500 personas y nos escoltarán hasta Valencia", celebró nuestra corresponsal.

Una vez llegados los navíos italianos, el traslado de la embarcación comienza: "Primer traslado de personas del Aquarius al bote de la guardia costera italiana. Acaban de recoger a 90 personas. Quedan por transferir más de 400, según el plan inicial", informa Analise.

Después de repartir la embarcación en los diferentes barcos, el Aquarius se prepara para zarpar hacia España con 106 migrantes rescatados a bordo. Realizará el viaje acompañado de las dos naves italianas que acogieron al resto de los pasajeros, un barco de la Marina y otro de la Guardia Costera.

Parece que esta travesía acabará finalmente. Pero pasarán al menos tres días antes de llegar al destino. Los voluntarios y responsables de la embarcación temen que la comida no alcance, ya que se consume rápidamente.

El Gobierno de España afirma que concederá el estatus de refugiado a los miembros del Aquarius. En Valencia, la gente comienza a mostrar su solidaridad con los que están a punto de llegar. Muchos se sienten orgullosos de la decisión de su país. Y aunque algunas personas serán enviadas a otras regiones de España, las autoridades informan que los más pequeños podrán quedarse en la ciudad.

Anelise aprovecha de estos días para conocer mejor a las personas que vivieron para contarlo. Algunas de ellas detallan los horribles abusos que sufrieron antes de embarcarse en su peligroso viaje de África hasta Europa. Comprender qué es lo que los llevó a poner su vida en riesgo, se vuelve de repente más sencillo.

13 de junio

La nave está finalmente en movimiento. Los migrantes se sienten aliviados. El final de esta dura travesía parece estar cada vez más cerca.

"Pedimos a Dios que bendiga a España y a todos los países de Europa. Gracias", festeja un joven de Nigeria.

Pero, aunque la felicidad y la esperanza dominan los sentimientos de los tres navíos, los recién llegados a Europa no pueden evitar preguntarse qué sucederá a continuación: ¿Podrán quedarse en Europa? ¿Serán algunas familias separadas? ¿Qué pasará con ellos?

Además, el viaje se presenta como una prueba más: las condiciones meteorológicas que se prevén no son las mejores. "Serán al menos tres días y medio, si tenemos las mejores condiciones meteorológicas. Pero sabemos que vamos a encontrar fuertes vientos del este, así que probablemente tengamos que reducir la velocidad", explica Nicola Estalla, el coordinador de SOS Méditerranée.

Anelise confirma las dificultades provocadas por el clima: "El tiempo está empeorando significativamente. Anoche tuvimos que llevar a la gente adentro y casi todo el mundo se mareó ¡Y tendrán que soportar esto durante dos días más!"

El Aquarius también aprovechó para hacer su primera parada en Mazarra, en la isla de Sicilia, para recolectar suministros que ya escasean en el buque.

14 de junio

La crisis política que inicialmente afectó a Italia y Malta ahora se extiende hasta Francia, cuyo embajador en Roma ha sido interpelado para responder a las duras críticas de Emmanuel Macron, quien denuncia el "cinismo” y la “irresponsabilidad" de Italia al rechazar la embarcación.

Ahora los medios de comunicación italianos informan que la reunión prevista entre el presidente francés y el nuevo primer ministro italiano este viernes 15 de junio en París, podría no llevarse a cabo de la manera prevista.

Mientras tanto, el Aquarios y las dos naves siguen navegando. "Hemos cambiado el rumbo para proteger de las inclemencias del tiempo a las personas rescatadas, que se encuentran agotadas y mareadas. Actualmente viajamos a lo largo de la costa este de Cerdeña, mientras nos dirigimos a España", reporta nuestra corresponsal.

15 de junio

Hoy fue el peor día para la tripulación del Aquarius y las dos otras naves, pese a estar cada vez más cerca del destino. Los equipos de Médicos sin Fronteras han confirmado una devastadora noticia: la muerte de dos personas durante el dramático rescate llevado a cabo el pasado sábado.

Este hecho comenzó a sospecharse estos últimos días, después de recibir informes sobre gente desaparecida. Tras interrogar a varias personas rescatadas, MSF llegó a la conclusión de que no todos lo habían logrado.

“Nosotros asistimos al rescate, a bordo de una de las lanchas rápidas que se acercaron a esas personas en apuros, y puedo decirles que es asombroso que no hubiera más muertos esa noche. Eso también explica lo difícil que ha sido la situación para las personas a bordo del Aquarius”, lamenta Anelise.

“Para el personal y los voluntarios la tesitura también es complicada. Están ansiosos por llegar a la costa, porque saben lo peligroso que puede ser un viaje como este con gente rescatada del mar. Pero también están preocupados por lo que está sucediendo, por el hecho de que puede haber gente que necesite ayuda desesperada en el Mediterráneo, mientras el Aquarius sigue sin tener ninguna indicación precisa de cuándo va a poder volver a la zona de rescate frente a la costa de Libia”.

El Aquarius seguirá su ruta hasta Valencia los días que hagan falta, aferrado a la esperanza de que mejores días están por venir.

16 de junio

Sigue la rutina a bordo del Aquarius. La gente se prepara para el desayuno, unas horas después de que los niños recibieran algunos regalos que les ofreció el guardacostas italiano. El ambiente en el Aquarius hoy es pura alegría. Con el destino cada vez más cerca, la música, el baile y los juegos se apoderan de cada uno de los tripulantes de la embarcación, después de seis días de navegación.

Se estima que el Aquarius y los dos barcos acompañantes lleguen al puerto español de Valencia el domingo por la mañana. "Cuando quedan apenas unas horas para que el Aquarius atraque finalmente en el puerto español de Valencia, la emoción a bordo es palpable", cuenta Anelise a Euronews. “Ya más cerca de España, la gente ha estado orando y dando gracias a su Dios por entregarlos sanos y salvos a una nueva vida”.

“Mientras algunos rezan, otros sueñan. Donald es de Nigeria. Tiene 5 meses. Sus padres intentaron cruzar la ruta migratoria más mortal del mundo con él y su hermana Aysha”, relata nuestra corresponsal en una foto.

Mientras tanto, los habitantes de Valencia preparan su llegada. “Bienvenidos a vuestra casa”, muestra la pancarta que recibirá a las embarcaciones en las próximas horas. Más de 2.300 profesionales se encargarán de gestionar su llegada y brindarles la atención que muchos de ellos requieren.

"Las 106 personas a bordo del Aquarius han pasado muchos días en el mar. Algo imposible de imaginar. Algunos han estado a punto de morir, otros han perdido a sus seres queridos. Un viaje que les ha cambiado para siempre. Esperan que todo haya valido la pena, que Europa cumpla su sueño de una vida en paz y prosperidad para la que lo arriesgaron todo", dice Anelise.

Pero pese a la esperanza que se siente en este momento, su destino sigue siendo incierto. Algunos se quedarán, otros serán enviados a diferentes regiones y algunos, de vuelta a su país. El gobierno francés ha ofrecido también su ayuda, proponiendo ocuparse de una parte de ellos. La delegación de la Oficina para la Protección de Refugiados (OFPRA) se desplegará "a partir de que las autoridades españolas lo autoricen", según un comunicado difundido por el Ministerio francés del Interior.

Por su parte, Médicos sin fronteras y SOS Mediterráneo comienzan a preparar a la embarcación para el difícil proceso que les espera al llegar a tierra española: tendrán que llenar papeles, contar sus historias y convencer a las autoridades para intentar quedarse en Europa.

17 de junio

¡Tierra a la vista! La odisea marítima de las 629 personas rescatadas del Mediterráneo llega a su fin.

En Valencia, el muelle 2, que normalmente recibe cruceros, comienza el desembarque del Dattilo, la patrulla de la guardia costera italiana que acompaña al Aquarius, a las 6:50 hora local. Unos 274 migrantes pisan por primera vez el suelo que los acogerá y decidirá su destino. Entre ellos, una mujer embarazada, tres menores no acompañados y cinco personas en sillas de rueda.

El Aquarius también hace su entrada al puerto, más tarde que el horario previsto, sobre las 9 de la mañana. El desembarco del primer bote, Dattilo, tomó más tiempo del que se creía. Poco a poco, el Aquarius va quedando vacío. Tiempo después llega el último navío, buque de la armada italiana, Orione.

Como estaba previsto, las autoridades se encargan de los recién llegados. Antes que nada, se le pregunta si vienen en familia o acompañados. También se les entrega un kit de alimentación para 24 horas, compuesto principalmente de agua y frutas. Todos los pasajeros deben hidratarse después de tan largo viaje en alta mar.

Pese a que no se detectó ninguna enfermedad con pronóstico de gravedad, muchos de ellos sufren de enfermedades de tipología leve a causa del hacinamiento y las altas temperaturas experimentadas en los últimos días, como quemaduras y malestar general.

"Soniata, Mamouna y Kadija están siendo actualmente entrevistadas por las autoridades españolas cerca del puerto de Valencia. Su viaje está lejos de terminar. ¿Encontrarán un "lugar seguro" en Europa? Después de 11 meses de viaje, obviamente eso esperan", tuitea Anelise, poniendo punto y final a la ardua travesía en aguas del mediterráneo. En tierra, comienza una nueva odisea incierta para el pasaje del Aquarius, esta vez administrativa.