Última hora

Última hora

Austeridad republicana: López Obrador se baja el sueldo como bandera contra privilegios y corrupción

Leyendo ahora:

Austeridad republicana: López Obrador se baja el sueldo como bandera contra privilegios y corrupción

Austeridad republicana: López Obrador se baja el sueldo como bandera contra privilegios y corrupción
@ Copyright :
REUTERS/Gustavo Graf
Tamaño de texto Aa Aa

"El poder es humildad" aseguró el futuro presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, antes de presentar un tan insólito como ambicioso para el país Plan de Austeridad Republicana. El objetivo es acabar con la profunda y permanente corrupción que caracteriza, no solo la política sino la sociedad completa mexicana.

Para muchos la corrupción es la esencia de un sistema cargado de pobreza y desequilibrio, sin jubilaciones, con una asistencia sanitaria pública miserable y con una retórica política alejada de la realidad diaria de los mexicanos.

López Obrador tomará posesión el 1 de diciembre y se dice dispuesto a combatir los privilegios lo que es tanto como decir luchar contra un clasismo literalmente secular y arraigado. El virtual presidente mexicano vertebró en cincuenta los puntos que permitirían favorecer programas sociales y acabarían con lo que definió como "métodos de la política tradicional".

El líder de la izquierda mexicana se refirió a la historia fundacional mexicana para entroncar su proyecto político. Serviría, según López Obrador "para que se aplique lo que decía (el presidente) Benito Juárez, para que el funcionario viva en la justa medianía".

López Obrador salió fuera de sus oficinas este domingo para durante algo más de media hora explicar su plan de Gobierno. En resumen se trata de algo insólito en México: ahorro público de la administración y canalización de los recursos a programas sociales como la pensión universal para mayores y el programa de becas y prácticas profesionales remuneradas para jóvenes.

Ha levantado una esperanza multitudinaria que se manifiesta incluso a las puertas de su casa donde van a pedirle las cosas más variadas como si de un gran cacique de aldea se tratara.

López Obrador como ejemplo se bajará el sueldo de presidente un 40 % de lo que gana Enrique Peña, a quien sustituye. El líder del Movimiento Regeneración Nacional (MORENA) detalló que su salario quedará en el equivalente a unos 4.800 euros mensuales.

En unos meses cualquier expresidente mexicano podrá ser juzgado por delitos electorales o corrupción. Los expresidentes dejarán de tener pensión, se les supone fortuna propia, una certeza popular corroborada por hechos contables en trodos ellos.

Se acabó la residencia oficial del presidente de México, un país caraterizado por la pobreza generalizada la residencia oficial de Los Pinos será en adelante un espacio cultural público.

Se trata de un cambio de trazos gruesos que provoca tanto la ilusión desmedida como la incredulidad ante la rotundidad de la caida de tantos privilegios profundamente arraigados.

Los funcionarios públicos dejarán de tener fueros y privilegios.

Se dará "absoluta autonomía" a la Fiscalía General y la Fiscalía electoral habrá de castigar "cualquier fraude".

Habrá transparencia en la declaración de bienes de los funcionarios, no se adquirirán vehículos nuevos y se eliminarán bonos, se cancelarán gastos médicos y se limitarán los viáticos.

Para eliminar la alta burocracia, se prevé reducir el 70 % del personal de confianza y en un 70 % el gasto de operación.

Los funcionarios que cobren más del equivalente a 45.000 dólares anuales podrán tener ajustes de hasta la mitad de su nómina.

López Obnrador plantea reducir el 50 % del multimillonario gasto de publicidad del Gobierno Federal.

Además, habrá un gran control en licitaciones y compras públicas.

Se prohibirán también la convivencia entre funcionarios y contratistas.

Y se favorecerá la transparencia y legalidad en las obras públicas, con observadores ciudadanos y de las Naciones Unidas.

En las contrataciones internacionales se buscará que las empresas ganadoras provengan de países que combaten la corrupción.

Asimismo, se revisarán los actuales contratos para asegurar que no hay tráfico de influencias.

"Si hay anomalías (en estos contratos), se acudirá al Congreso o a tribunales nacionales e internacionales. Siempre por la vía legal", aseguró el futuro mandatario, que aseguró que este es el plan de austeridad estipulado "por ahora" y pidió a quienes desconfían de su programa paciencia para lograr "la concordia".

El espionaje mexicano será reestructurado: López Obrador acusó al Centro de Investigación y Seguridad Nacional de espionaje la oposición.