Última hora

Última hora

Madrid Central: la iniciativa que divide a los madrileños

Madrid Central: la iniciativa que divide a los madrileños
Tamaño de texto Aa Aa

El ayuntamiento de Madrid culmina el ambicioso plan anticontaminación en el centro de la capital de España.

Con la puesta en marcha de Madrid Central, que restringe el tráfico en 472 hectáreas de la almendra central a limitándolo a residentes y transporte público, Manuela Carmena implementa su medida estrella, que no obstante no es tan nueva: ya fue una propuesta de los anteriores consistorios conservadores y cuenta con el impulso de la Comisión Europea.

De momento está en fase de prueba. Juan García Vicente, de Ecologistas en Acción, ha explicado a euronewscuál ha sido el pulso de la ciudad el primer día de Madrid Central y dice que para su éxito es necesaria la colaboración de todas las administraciones, sean del signo político que sean.

"Hay mucha expectación entre la población. Obviamente no se va a notar en días, quizás en meses, la modificación de la contaminación de la ciudad", cuenta García Vicente, "pero los habitantes de la ciudad y del área metropolitana están expectantes. Y esperamos que esto sirva para modificar las pautas de comportamiento de mucha gente y también se transforme en una mejora del transporte público, que tiene que ser complementario".

Madrid sigue con este plan las experiencias de otras capitales europeas, como Estocolmo o Londres. Ante las quejas de residentes y comerciantes, García Vicente, explica que iniciativas para sacar el tráfico de otras zonas de Madrid empezaron con reticencias y fueron al final exitosas, como la restricción al tráfico de la Casa Campo, que produjo, además de una desviación del mismo, una "evaporación del tráfico", algo que se ha observado en varias ciudades del mundo que han tomado medidas similares.

La única manera de entrar en esta zona restringida de Madrid sin ser residente será tener etiqueta ambiental e ir a un aparcamiento de uso público. También hay excepciones, por ejemplo, para transportistas.

Las primeras multas podrían empezar a llegar en marzo del año que viene.

Una medida que no deja indiferente a los locales... y a las redes sociales

Las reacciones, como era previsible, no se han hecho esperar. Se había hablado y mucho del tema y, en cuanto ha llegado el día, las redes sociales han echado humo con opiniones a favor y en contra. La ironía ha presidido una jornada de lo más activa en Twitter.

Los argumentos a favor

La medida adoptada por el Ayuntamiento de Madrid no es nueva en el mundo, aunque sí pretende ser un ejemplo a seguir. Ciudades como Londres, Milán o Tokio llevan limitando el acceso al centro durante varios años.

Según el sondeo realizado por el Barómetro sobre Neurociencia y Sociedad de IPSO, el 64% de los madrileños se muestran de acuerdo restringir el tráfico.

El concepto de sostenibilidad sale a la palestra cada vez que se defiende la iniciativa. Con Madrid Central habrá más espacio, menos ruido y, sobre todo, menos contaminación. El gobierno de Carmena espera reducir el 40% de la emisión de contaminantes.

Los argumentos en contra

Quienes se oponen a Madrid Central argumentan, por encima de todo, la incomodidad y las dificultades para llegar a sus trabajos o llevar a los niños al colegio.

Además, muchos de ellos sienten que les están privando del derecho de circular libremente por su cuidad, tal y como había sido hasta ahora.

El alcalde de Alcorcón, David Pérez, ha llegado a comparar la prohibición, incluso, con el levantamiento del Muro de Berlín.