Última hora

Última hora

Bolsonaro presenta en Davos su "nuevo Brasil"

Bolsonaro presenta en Davos su "nuevo Brasil"
@ Copyright :
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

El presidente de Brasil Jair Bolsonaro interviene por primera vez en el Foro Económico Mundial de Davos para presentar su visión de los desafíos globales.

Cuando llegó a los Alpes suizos, dijo unas palabras a los periodistas brasileños que lo esperaban frente a su hotel: "Estamos aquí para demostrar que Brasil ha cambiado".

Este cambio implica la lucha contra la corrupción, una promesa importante de Bolsonaro, pero que se encuentra en Brasil con el primer escándalo desde que llegó al poder el 1 de enero. Su hijo mayor está en la mira de una agencia gubernamental para las transacciones financieras.

En la estación de esquí de lujo que eligió para su primer viaje internacional, el presidente de extrema derecha trabajará para que "el mundo recupere la confianza en nosotros, para que los negocios puedan florecer de nuevo".

Bolsonaro tratará de seducir a los cerca de 3.000 grandes jefes y responsables políticos reunidos hasta el viernes en Davos, transformados cada año en un campo de concentración.

El baile de helicópteros y limusinas en la ciudad nevada no trajo este año a los protagonistas que acogieron el Foro Económico Mundial el año pasado.

Donald Trump renunció por el cierre que afronta su administración, al igual que toda su delegación. Sin embargo, en el último minuto, los organizadores del Foro consiguieron que el Jefe de la Diplomacia de los Estados Unidos, Mike Pompeo, en plena preparación para una nueva cumbre entre el Presidente de los Estados Unidos y el líder norcoreano Kim Jong Un, hablara por videoconferencia a las 15:00 GMT.

La primera ministra británica Theresa May canceló su visita para tratar de encontrar una salida a la crisis de Bexit y el presidente francés Emmanuel Macron, por gestionar la crisis de los "chalecos amarillos", tampoco pudo acudir.

"Este año Davos se distingue por los que no vendrán", observa Nariman Behravesh, economista jefe de IHS Markit, asiduo al Foro.

Este regreso a un Davos dedicado a los negocios "no es necesariamente algo malo", afirma. "Los jefes americanos no vienen aquí a escuchar a Trump hablar, vienen a conocer a otros jefes".