La empresa de telefonía Huawei se querella contra Estados Unidos

La empresa de telefonía Huawei se querella contra Estados Unidos
Tamaño de texto Aa Aa

Huawei se querella contra Estados Unidos. El mayor fabricante de equipos de telecomunicación del mundo ha tomado la decisión al considerar inconstitucional la ley que prohíbe a las agencias federales estadounidenses adquirir los productos de la empresa.

La firma china ha presentado una queja ante el tribunal federal de Texas en la que impugna la llamada Ley de Autorización de Defensa Nacional, que se redactó en base a otra normativa china de 2017 que obliga a las empresas nacionales a colaborar con el servicio de inteligencia del país.

La firma, sin embargo, explicaba que se trata de una medida que tiene lugar después de tratar de evitar por todos los medios el tener que llegar a los tribunales. "Después de agotar todas las opciones para disipar las dudas de algunos legisladores de EE.UU., no nos queda más remedio que desafiar la ley en los tribunales”.

En diciembre, la compañía ya había arremetido contra la justicia estadounidense por el arresto de Meng Wanzhou, su directora financiera, por una supuesta violación de las sanciones que Washington mantiene contra Iran. La directiva sigue en prisión en Canadá a la espera de su extradición a Estados Unidos.

Por su parte el portavoz del ministerio de Exteriores chino, Lu Kang, dijo no tener información sobre si el Gobierno chino emprendería también acciones legales contra la mencionada ley: "Creemos que el hecho de que las compañías defiendan sus derechos por vía legal es perfectamente comprensible y razonable".

La firma privada se ha embarcado en una ofensiva legal mientras Washington presiona a sus aliados para que corten relaciones con la empresa. Lo ha hecho centrándose en una ley china de 2017 que requiere que las empresas nacionales cooperen con los servicios de inteligencia.

Los aliados europeos de Estados Unidos, por el momento, se muestran reacios para vetar a Huawei. Alemania, por ejemplo, ha firmado un acuerdo de no espionaje con china sin renunciar a sus relaciones con la marca.