Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Belgrado y Kosovo aceptan retomar el diálogo

Belgrado y Kosovo aceptan retomar el diálogo
Derechos de autor
Michael Sohn / Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Bajo la presión del presidente francés, Emmanuel Macron, y de la canciller alemana, Angela Merkel, Serbia y Kosovo han aceptado sentarse de nuevo a negociar tras meses de tensión y desencuentros.

Este lunes, la pareja franco-alemana se reunió con los líderes de los países de los Balcanes occidentales en una cumbre informal en Berlín. El principal logro ha sido conseguir que los mandatarios de Serbia y Kosovo acepten mantener una nueva cita en París a principios de julio.

Este desbloqueo se produce después de meses de tensión entre los dos gobiernos, en especial, desde que en noviembre Pristina decidió elevar un 100 % los aranceles a las importaciones serbias.

Macron y Merkel han advertido a los dos antiguos beligerantes que la normalización de sus relaciones es una condición sine qua non si aspiran a entrar un día en la Unión Europea. De hecho, Serbia negocia su ingreso desde 2014.

"Tenemos la responsabilidad de trabajar juntos para que se retome el diálogo", dice Macron

"No tenemos la intención de dictar una solución a Belgrado y a Pristina, sino la voluntad de analizar todas las opciones disponibles -dijo Macron en rueda de prensa-. Queremos quitar hierro al debate para poder avanzar sin tabúes, sin que se genere crispación regional a raíz de alguna de las propuestas. Tenemos la responsabilidad de trabajar juntos para que las dos partes retomen el diálogo".

"Un primer paso en un largo camino", según Merkel

Según Merkel, las expectativas no son muy elevadas y, por el momento, se trata solo de dar "un primer paso en un largo camino".

"Hoy tratamos de arrojar luz sobre la forma en la que los distintos países de la región ven su situación y ver en qué áreas tenemos que dar un impulso para lograr algún progreso", señaló la canciller alemana.

Kosovo proclamó en 2008 de forma unilateral su independencia de Serbia, reconocida desde entonces por más de un centenar de países. Sin embargo, veinte años después del final del conflicto armado, Belgrado sigue considerando a Kosovo como una de sus provincias.

Merkel y Macron intentan actuar como padrinos de un eventual acuerdo e impulsores de la estabilidad en la región, para lo que han puesto el ejemplo el acuerdo histórico alcanzado recientemente entre Macedonia del Norte y Grecia para poner fin años de conflicto enquistado.