Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Bruselas no publicó un informe que avala impuestos al carburante de la aviación civil

Aeropuerto de Francfort el pasado abril
Aeropuerto de Francfort el pasado abril -
Derechos de autor
Ralph Orlowski, Reuters
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

¿La Comisión Europea ha retenido un informe que revela los beneficios que tendría poner impuestos al keroseno, el combustible que usan los aviones? Según el estudio que ha publicado el sitio web especializado Transport & Environment, poner impuestos al keroseno permitiría reducir un 11% las emisiones de dióxido de carbono, el equivalente a retirar de las carreteras 8 millones de automóviles.

El informe recomendaba introducir un impuesto de 0,33 euros por litro.

A pesar de las repetidas advertencias del sector de la aviación civil, que siempre ha blandido como una amenaza los efectos que tendría esta imposición en el precio de los billetes de avión y en la pérdida de empleos, los autores del informe reconocen que el precio de los billetes aumentaría (en torno al 11%) y que el sector perdería empleos (un 11%) pero que su impacto global en la economía se compensaría por el aumento de la recaudación fiscal (unos 27.000 millones de euros al año, según los cálculos del informe).

Bill Hemmings, director de aviación de Transporte & Environment explica: "La fiesta de los impuestos sobre el queroseno de la aviación, que dura ya décadas, debe terminar ahora. Esto es esencial para luchar contra el cambio climático y ayudará a los millones de personas afectadas por el insoportable ruido de los aviones. El estatus único y deplorable de Europa como paraíso fiscal del queroseno es indefendible". También critica a Bruselas por no haber publicado el documento que tenía que haberse puesto a disposición del público en mayo de 2018, según el diario francés Le Monde. Financial Times precisa que la oferta pública para elaborar el informe requería que estuviera terminado a mediados de 2018.

La filtración se produce tras la iniciativa holandesa y francesa para que la UE acelere sus compromisos en la lucha contra las emisiones de gases de efecto invernadero.

Friendo el planeta

El sector de la aviación ya está sujeto a varios impuestos, incluido el de los pasajeros y el IVA para los vuelos nacionales, que ascienden a una media de 11 euros y 4 euros, respectivamente, en todo el bloque.

La imposición del combustible que ya se encuentra a bordo de una aeronave a su llegada a un destino internacional está prohibida por el Convenio de Chicago de 1944. Pero el tratado no se aplica al combustible embarcado en el destino.

En la UE, el combustible para aviones comerciales está exento de impuestos. Desde 2003 se permite a los Estados miembros gravar el combustible de la aviación nacional, y también podrían gravar los vuelos europeos, por la Unión fiscal.

Sin embargo, ningún Estado miembro de la UE lo hace, a diferencia de lo que ocurre en una gran cantidad de países como Canadá, EE.UU., Australia, Japón y Arabia Saudita,

Hemmings, dijo en una declaración que "volar es la forma más rápida de freír el planeta. La exención del impuesto sobre el queroseno subvenciona a los viajeros frecuentes y a los viajes de negocios, alimentando la fuga de emisiones y privando a los presupuestos gubernamentales. Ya es hora de que los ministros de finanzas y clima se den cuenta de esta realidad y le pongan fin", añadió.

La Comisión niega haber bloqueado el informe en el que "siguen trabajando"

Un portavoz de la Comisión Europea contactado por euronews ha dicho que no comentan las filtraciones.

Sin embargo reconocen haber encargado el informe y aseguran que están trabajando en él para publicarlo.

Recuerdan que los países miembros podrían decidir gravar los vuelos domésticos pero también que por su carácter internacional el sector de la aviación es muy sensible y cualquier medida de este tipo debería ser considerada con cuidado.

También nos han explicado que el próximo mes de junio se celebrará una conferencia sobre los impuestos a la aviación civil convocada por Holanda y Bélgica en la que participará la Comisión, y también se remiten a dos iniciativas ciudadanas que se han registrado recientemente y que van en el sentido de imponer impuestos al keroseno y otros combustibles fósiles.

El 30 de abril, la Comisión Europea registró una Iniciativa Ciudadana Europea en la que se pedía el fin de la exención del impuesto sobre el combustible de aviación en el bloque. Si la petición -que debería lanzarse en línea esta semana- recoge más de un millón de firmas de al menos siete Estados miembros diferentes en los próximos 12 meses, la Comisión tendrá que reaccionar a la iniciativa en un plazo de tres meses.

La Comisión Europea estima que en este tema habría que actuar con cautela y en conjunto con otras acciones (eficacia tecnológica y operativa...) y que el tipo de medidas deberían asegurar una reducción de emisiones aunque reduciendo también el impacto en la conectividad y la competitividad.

Aumentan las emisiones de la aviación

Según un informe de T&E de abril, el transporte representa el 27% de las emisiones de gases de efecto invernadero de la UE. La aviación supone un 2,5% de las emisiones globales de gases.

El CO2 de los vuelos en Europa se ha disparado un 26,3% en los últimos cinco años y las emisiones aumentaron un 4,9% sólo el año pasado. Por el contrario, otros sectores redujeron sus emisiones en un 3,9% en 2018.

Aunque las comparaciones son difíciles, los experos reconocen que las emisiones de la aviación son mucho mayores que las de los automóviles, con el agravante además de que se producen en capas de la atmósfera que tienen un impacto directo en el clima.

En Suecia, uno de los países que más vuela del mundo pero también uno de los que mayor conciencia tiene sobre la cuestió de cambio climático, muchos ciudadanos se están sumando a la campaña de la "vergüenza de volar" o #Flygskam con la que intentan limitar sus desplazamientos en avión y favorecer el tren.

De hecho la célebre joven Greta Thungberg, viajó a Bruselas para hablar ante los diputados... En Tren.