Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Irán apresa un petrolero extranjero sospechoso de contrabando

Irán apresa un petrolero extranjero sospechoso de contrabando
Derechos de autor
AP Photo / ISNA/ STR
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

Miembros del cuerpo de los Guardianes de la Revolución han capturado un petrolero extranjero en el Golfo Pérsico, según aseguran, por considerarlo sospechoso de contrabando de petróleo. El barco, con el rótulo Riah Panamá en la popa, cuenta con una tripulación de 12 personas, todos ellos extranjeros.

Las mismas fuentes aseguran que la embarcación, de la que no han facilitado ningún dato, había emitido una señal de auxilio el pasado domingo. Un dispositivo iraní la remolcó. Luego la apresó con una orden judicial, junto a la isla de Larek, tras descubrir el contrabando.

La televisión iraní mantiene que el barco había sacado de un millón de litros de combustible de contrabandistas iraníes para venderlos a clientes extranjeros.

"Un barco extranjero que contrabandeaba un millón de litros de combustible al sur de la isla de Larak, en el Golfo Pérsico, ha sido confiscado", dijo la TV estatal.

El buque fue remolcado por primera vez el domingo después de una llamada de socorro y más tarde fue confiscado por contrabando de combustible, añadió.

La estación de televisión estatal de Irán no identificó el buque.

También se informó de que un petrolero con base en los Emiratos Árabes Unidos había desaparecido de los rastreadores mientras navegaba en el Golfo el domingo.

Un petrolero con bandera panameña, el MT Riah, de 58 metros de eslora, dejó de transmitir su ubicación durante la noche del domingo cerca de la isla de Qeshm, que tiene una base de la Guardia Revolucionaria estacionada en ella.

El Ministerio de Asuntos Exteriores del Reino Unido dijo que estaba buscando más información tras los informes sobre el petrolero incautado, y añadió que seguía instando a las autoridades iraníes a que redujeran la escalada de tensión en la región.

A principios de este mes, Gran Bretaña planteó la amenaza a su navegación en aguas iraníes como "crítica". Un día después, los barcos iraníes intentaron detener un petrolero británico en el Golfo de Omán antes de ser advertidos por un barco de la Marina Real, según el Ministerio de Defensa del Reino Unido.

Las tensiones han sido altas desde el 13 de junio, cuando dos petroleros resultaron dañados por las explosiones en el Golfo de Omán, una vía fluvial estratégica crucial para el suministro de energía mundial.

Estados Unidos acusó a Irán de estar detrás de los ataques, pero Irán insistió en que no tenía "ninguna conexión con el incidente".

La Marina británica retuvo al petrolero iraní Grace 1 frente a las costas del territorio británico de Gibraltar a principios de julio bajo sospecha de violar las sanciones contra Siria.

El Secretario de Relaciones Exteriores británico, Jeremy Hunt, dijo que el petrolero podría ser liberado si el Reino Unido recibe una garantía de que el petróleo no está destinado a Siria.

La incautación del petrolero extranjero por parte de Irán se produjo en un momento de crecientes tensiones con los Estados Unidos por el desentrañamiento del acuerdo nuclear entre Teherán y otras potencias mundiales.

El Presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, se retiró del acuerdo el año pasado e impuso sanciones al país, incluso a las exportaciones de petróleo iraníes.

Los temores de un conflicto militar abierto en Oriente Medio aumentaron en junio después de que Estados Unidos preparara ataques limitados contra Irán, que posteriormente canceló, tras el derribo de un avión teledirigido estadounidense.

Teherán dijo que el avión no tripulado sobrevolaba el espacio aéreo iraní, lo que Washington negó.