Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.
Última hora

Los zurdos: víctimas de un estigma histórico y perseguidos por la religión

Leo Messi, Fidel Castro y Kurt Cobain, personajes célebres zurdos
Leo Messi, Fidel Castro y Kurt Cobain, personajes célebres zurdos
Euronews logo
Tamaño de texto Aa Aa

El lado izquierdo ha tenido siempre connotaciones negativas en la mayor parte de culturas y no solo en aquellas derivadas del judeocristianismo o el islam, sino que muchos pueblos indígenas también manifiestan su desencanto por todo aquello que tiene que ver con la parte "siniestra" del cuerpo humano.

De hecho, la palabra siniestro, utilizada cotidianamente con la connotación de una actitud perversa o malintencionada o para referirse a incluso un suceso dramático en el que hay muertos, significa formalmente "que está a la mano izquierda", según la definición de la Real Academia Española de la Lengua. La palabra tiene su origen en el latín, sinister, y representaba sencillamente el contrario de dexter, derecho. Posteriormente, la evolución de la lengua la ha vuelto algo "maligno" como todo aquello relacionado con la anatomía humana izquierda.

A continuación, hacemos un repaso histórico de la zurdera en las diferentes culturas y civilizaciones

Todo empezó en la prehistoria...

Una evidencia muy temprana de que la mayoría de la población es y siempre parece haber sido diestra se encuentra en las pinturas rupestres, dibujos en cuevas y cavernas realizadas por los pueblos primitivos. Las manos pintadas eran principalmente la derecha y en las representaciones de humanos cazando, estos siempre sujetaban las armas con la mano diestra, según explica Mayán Cervantes en un estudio publicado por la Universidad Autónoma de Puebla, México.

La izquierda podría haber sido percibida por estos pueblos como un órgano "inútil", pues no eran tan habilidosos como con la mano derecha, algo que habría motivado la estigmatización de los zurdos en las culturas posteriores.

En el caso del islam, el lado derecho se asocia con la sexualidad masculina y el bien moral, mientras que la izquierda representa la sexualidad femenina y el mal. Además, es una costumbre en la religión musulmana utilizar la mano derecha para comer y el pie derecho para entrar en la mezquita, y, por otra parte, la mano izquierda sirve para sonarse la nariz o limpiarse al defecar.

Según el estudio de Cervantes, antes de la llegada de Mahoma, los árabes anteriores al siglo VII utilizaban la palabra derecha para decir sur, donde se encontraba la tierra próspera de Yemen, y izquierda para decir norte, es decir, Siria, una tierra asociada a malos augurios.

Por su parte, la religión hindú también tiene grandes prejuicios contra los zurdos. De la misma manera que en el caso del islam, el hinduismo aborrece a aquellos que utilizan a la mano izquierda y también la asocia como apta para limpiar sus necesidades. Esta mal visto ofrecer regalos con esta mano y, de hecho, los hindúes se pueden sentir insultados al recibir cualquier cosa que la mano izquierda.

Europa y la influencia del cristianismo

El cristianismo reprodujo el estigma de la zurdera y lo ha perpetuado hasta casi la actualidad en algunos países de fuerte tradición católica, como España, donde hasta hace unas pocas décadas los profesores reprendían "a golpe de regla" a los niños que escribían con la derecha. Como explica el estudio de Mayán Cervantes, el lado derecho es el favorecido de Dios e incluso los santos cristianos, desde recién nacidos ya rechazaban el seno izquierdo de su madre.

Además, en la simbología cristiana Jesús está sentado al lado derecho de su padre y a Lucifer se le llama "la mano izquierda" de Dios.

Andreas Ratz es un cura protestante alemán de 60 años, originario Augsburg, que fue forzado a utilizar la mano derecha desde pequeño. Pese a ser un ferviente cristiano, opina que desde niño fue sometido a mucha presión por su condición de zurdo, una actitud a la que se opone en la actualidad pues lleva arrastrando consigo las consecuencias durante toda su vida.

"En la escuela primaria aprendimos a escribir con un folleto con cuatro líneas de referencia. En el transcurso del año había cada vez menos líneas de ayuda, de modo que al final sólo tendría que escribir con una. Comencé a escribir con la izquierda y me pidieron que escribiera con la derecha. Lo ignoré. Entonces no conseguí el siguiente cuadernillo. Eso me puso bajo mucha presión. Todos los demás niños ya escribían en una línea y yo todavía escribía con cuatro. Yo era el único. La presión vino de la maestra. Eso era habitual en ese momento", explica Ratz a Euronews

Debido a esta represión por parte de sus profesores, en la actualidad Ratz tiene problemas para distinguir la izquierda de la derecha y para obtener una escritura "bonita".

"Después de un tiempo me di por vencido y empecé a escribir con mi mano derecha. Hacía artesanías y dibujo con la izquierda, aún escribiendo siempre con la derecha", declara Ratz. Si se esfuerza, obtiene una letra bonita, si no lo piensa, no tanto, añade. "Izquierda o derecha, siempre tengo que pensar primero", concluye el cura protestante.