Última hora

Protestas en Colombia: ¿Por qué la paz con las FARC ha permitido las manifestaciones?

Protestas en Colombia: ¿Por qué la paz con las FARC ha permitido las manifestaciones?
Derechos de autor
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Colombia ha sido el último país en sumarse a la incertidumbre política en la que se encuentra inmersa la región latinoamericana. Siete días después del inicio de las protestas, los colombianos siguen tomando las calles y parece que la situación social se encuentra lejos del desbloqueo.

Este mismo martes, líderes de las centrales obreras y movimientos sociales se levantaron de la mesa dejando a Iván Duque con la negociación en el aire, lo cual ha supuesto un fracaso más para el Gobierno.

Piden una negociación directa con el presidente, sin injerencias por parte de empresarios u otros sectores. Por su parte, la vicepresidenta colombiana, Marta Lucía Ramírez, quiso calmar los ánimos recalcando los “muchísimos puntos” en común con los manifestantes, en cuestiones como la reforma laboral o la educación. La dirigente ha vuelto a reiterar la invitación para seguir adelante con la mesa de diálogo.

Iván Duque ha acusado a la oposición de actuar como unos “pirómanos” e intentar “ganar con violencia lo que no ganaron en las urnas”. El presidente ha anunciado, en una rueda de prensa, una batería de medidas que ha pasado totalmente desapercibida entre el clamor de las manifestaciones.

Estas medidas incluyen la eliminación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) al veinte por ciento de la población más vulnerable, tres días sin IVA al año para toda la población, disminuir la aportación de las personas mayores que cuentan con la pensión mínima y un incentivo tributario para las empresas que creen puestos de trabajo para jóvenes que tengan entre 18 y 28 años.

El anuncio de la propuesta de reformas quedó eclipsado por la muerte de Dilan Cruz, símbolo de las manifestaciones desde que recibió el sábado un disparo de la Esmad, la policía antidisturbios colombiana. Los sindicatos buscan presionar al dirigente con nuevas manifestaciones convocadas a lo largo de estos días.

Todos tienen una razón para protestar

“Estamos experimentando un despertar social muy interesante, los colombianos han entendido por fin que tienen derecho a protestar”, comenta José Alberto Mojica, periodista del periódico colombiano El Tiempo. “La gran sorpresa de estas manifestaciones ha sido la cantidad de gente de distintos perfiles que han salido a las calles. Sin duda es un fenómeno social, la primera vez que participan en las protestas ciudadanos que nunca en su vida se habían manifestado”, añade.

Estamos experimentando un despertar social muy interesante. Es la primera vez que participan en las protestas ciudadanos que nunca en su vida se habían manifestado.
José Alberto Mojica
Periodista colombiano

Según el periodista, cada ciudadano tiene un motivo de protesta ya que el paro nacional convocado desde el jueves pasado es un paro “multipropósito”. Falta de recursos, educación pública, indignación con un gobierno que se dirige desde Bogotá sin conocer la realidad del resto de territorios colombianos, “son razones que tocan a todos los sectores de la sociedad, por eso todo el mundo protesta unido, pero por una causa distinta”, subraya Mojica.

Sin olvidar el proceso de paz con las guerrillas de las FARC. “En Colombia, las reformas políticas y los movimientos sociales han estado eclipsados por el conflicto armado. El logro de la paz ha consumido gran parte de las energías políticas”, apunta Marcela García Sebastiani, doctora en historia contemporánea de América Latina por la Universidad Complutense de Madrid.

De hecho, el Gobierno de Duque está en proceso de ver cómo se solucionan los problemas de los ciudadanos que habían quedado “relegados durante décadas” al tener como prioridad el acuerdo para que la convivencia fuese posible. “Para hacer efectiva la paz y facilitar la confianza en el gobierno, se espera de los políticos colombianos proyectos efectivos de integración social por parte de quienes hicieron de la violencia política su forma de vida. También reformas fiscales y una regulación del mercado laboral que aleje el miedo que tienen los ciudadanos al desempleo”, explica Sebastiani.

Abrir puertas al diálogo

Los líderes sindicales entregaron al Gobierno de Iván Duque un pliego con trece puntos. Una agenda de diálogo que incluye el desmantelamiento del Esmad (Escuadrón Móvil Antidisturbios), el compromiso de que no se pondrán en marcha nuevas reformas laborales, el rechazo a la reforma de las pensiones y la aplicación de los acuerdos alcanzados en 2016 entre el Estado y las FARC.

Es la oportunidad de los partidos en el gobierno y en la oposición para reforzar las instituciones democráticas y corregir sus irregularidades
Marcela García Sebastiani
Doctora en historia contemporánea de América Latina por la Universidad Complutense de Madrid

“Es la oportunidad de los partidos en el gobierno y en la oposición para reforzar las instituciones democráticas, corregir sus irregularidades y apuntalar el compromiso del ejército y otras fuerzas del orden público con las formas democráticas de hacer política”, agrega la experta en América Latina. "A diferencia de otros países en la región, en Colombia, el desafío está en la viabilidad política de los acuerdos de paz y evitar, de todos los modos posibles, el retorno al conflicto armado".

Mojica coincide con ella y añade: “Hay un malestar muy grande por parte de la sociedad colombiana. La solución es escuchar a la gente y abrir puertas al diálogo, incluyendo no solo a la capital, sino a la gente de los territorios colombianos. El Gobierno tiene que incluir a los excluidos”.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.