Última hora

La noche más larga de Jeremy Corbyn: "El Brexit ha polarizado el debate en este país"

La noche más larga de Jeremy Corbyn: "El Brexit ha polarizado el debate en este país"
Derechos de autor
Reuters
Tamaño de texto Aa Aa

Se cumplen los peores pronósticos para el Partido Laborista que ha conseguido su peor resultado desde 1935. El hundimiento de la formación liderada por Jeremy Corbyn ha dejado paso a una aplastante mayoría conservadora y ha cuestionado la estrategia laborista basada en la promesa de un segundo referéndum sobre el Brexit.

La formación ha conseguido 203 escaños de los 650 que componen el Parlamento británico, 59 menos que en las últimas elecciones generales, celebradas en 2017. Esto ha llevado a Corbyn a anunciar que no volverá a presentarse como candidato de la formación en los futuros comicios, abriendo de esta forma la puerta a su dimisión.

“Obviamente es una noche muy decepcionante para el partido laborista. No lideraré al partido en ninguna futura campaña electoral”, anunciaba Corbyn tras conocer los resultados. El todavía líder de los laboristas ha asegurado que supervisará un “proceso de reflexión” para buscar respuestas a este batacazo electoral.

Los laboristas han perdido feudos históricos, especialmente en el norte y en el centro de Inglaterra donde se sitúa el conocido como ‘cinturón rojo’, un muro de contención contra los conservadores. Al perder estos votos, destacados miembros del partido se han quedado fuera de la Cámara Baja.

Reacciones del partido

Las reacciones dentro del partido no se han hecho esperar. El jefe del Partido Laborista, Ian Lavery, ha señalado que la promesa de la celebración de un segundo referéndum ha sido la gran diferencia con respecto a los anteriores comicios.

“La gente ha sugerido, en parte con razón, que por qué debe haber una segunda consulta cuando ya hubo una en 2016. Esa es la cuestión, no Jeremy Corbyn. Es el Brexit y el ignorar la democracia”, ha subrayado.

Hillary Benn, diputado laborista y ex secretario de Relacions Exteriores, insistió en “reflexionar” sobre el porqué del descalabro electoral y la pérdida de confianza de los votantes. Además, aseguró que el partido tiene que tener una clara transición hacia un nuevo liderazgo.

Por su parte, Caroline Flint, candidata del partido laborista, pidió perdón a los votantes por no haberles podido ofrecer un partido en el que confiar. “Los simpatizantes de Corbyn le echarán la culpa al Brexit y los contrarios al Brexit se la echarán a Corbyn. Ambos tiene parte de culpa”.

Escucharemos a los corbinistas culpar al Brexit y a los contrarios al Brexit culpar a Corbyn. Ambos son culpables de lo que parece ser una noche terrible para los laboristas. Ambos han dado por sentado los corazones de los laboristas.

Ruth Smeeth, que perderá su escaño, ha afirmado en declaraciones a la cadena Sky News que ha sido “una noche espantosa y desgarradora para el partido laborista”. Smeeth pidió a Corbyn que dimitiera como líder del partido y dijo que el Partido Laborista era el “partido racista”.

Matthew Goodwin explicó su punto de vista sobre el fracaso de la formación, explicando que el problema es que se está fragmenando en múltiples partidos. En su opinión, la solución no es tan sencilla como reemplazar a Jeremy Corbyn.

El problema de los laboristas es que se está fragmentando en tres partidos: (1) la izquierda liberal, que posee un título, (2) la izquierda tradicional, que es cada vez menos obrera y socialmente conservadora, (3) los estudiantes y las minorías étnicas.

También fue una noche dura para los demócratas liberales, cuya líder, Jo Swinson, perdió su escaño en East Dunbartonshire.

Swinson dijo que los resultados fueron significativos y que tanto el aumento del partido Conservador y del SNP reflejaron "nacionalismo" en ambos lados.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.