Última hora
This content is not available in your region

Trump se enfrenta en el Senado estadounidense a su futuro político

euronews_icons_loading
Trump se enfrenta en el Senado estadounidense a su futuro político
Derechos de autor
AP
Tamaño de texto Aa Aa

"Con el permiso del Senado, a continuación, leeré los artículos de la impugnación. Resolución 755 de la Cámara de Representantes: Impugnación de Donald John Trump, presidente de Estados Unidos, por altos crímenes y delitos menores", señalaba Adam Schiff, presidente del Comité de Inteligencia.

Con estas palabras, Donald Trump se convirtió en el tercer presidente de la historia, en Estados Unidos, en hacer frente a un juicio político y se invocaron poderes extraordinarios contra el jefe de Estado. El juicio político fue incluido en la Constitución por los denominados 'padres fundadores' para permitir al Congreso acusar a un presidente de un crimen. Así, proporciona un proceso congresional para un juicio y los poderes para destituirlo de su cargo, si se demuestra su culpabilidad.

La Constitución incluye dos cargos específicos: los de traición y soborno. También se incluye una tercera acusación: de "crímenes y delitos menores", pero la 'carta magna' no define claramente cuáles pueden ser. Es en esta categoría en la que Trump es impugnado por acusaciones de 'abuso de poder' y 'obstrucción al Congreso'. Se trata de acusaciones ante la presión ejercida por el presidente estadounidense sobre las autoridades ucranianas para que le proporcionaran información perjudicial sobre su rival político, el senador Joe Biden.

El proceso contra Donald Trump comienza con la votación en la Cámara de Representantes para enviar los artículos del juicio político al Senado. La 'Cámara Alta' debe lograr una mayoría, por lo menos, de dos tercios, para que el presidente sea destituido y reemplazado por el vicepresidente. Cualquier otro resultado diferente, significará su absolución y su permanencia en el poder.

Sólo dos presidentes en los 'tiempos modernos' se han enfrentado a la perspectiva de un juicio político. Richard Nixon renunció por el escándalo conocido como 'Watergate' antes de que se pudiera iniciar el proceso.

Bill Clinton fue, finalmente, absuelto de los cargos derivados del escándalo sexual con Monica Lewinsky.

La presidencia de Trump ha estado plagada de controversia desde el primer día y desemboca, ahora, en un juicio político. El proceso determinará si deja la presidencia antes de que termine su primer mandato o si, por el contrario, sobrevive para luchar por un segundo mandato. Este martes 21 de enero 'comienza', en el Senado estadounidense, un proceso clave para el futuro político del presidente estadounidense.

Euronews ya no es accesible en Internet Explorer. Microsoft no actualiza este navegador y no admite las últimas mejoras técnicas. Le recomendamos que utilice otro navegador, como Edge, Safari, Google Chrome o Mozilla Firefox.