Última hora
This content is not available in your region

Segunda jornada de la operación "Escudo bolivariano", la última demostración de fuerza de Maduro

euronews_icons_loading
Segunda jornada de la operación "Escudo bolivariano", la última demostración de fuerza de Maduro
Derechos de autor  ΑΡ
Tamaño de texto Aa Aa

Continúa la demostración de fuerza militar del régimen venezolano tras la gira internacional que ha devuelto al primer plano de la política a Juan Guaidó. Dos millones trescientas mil personas entre militares y milicias populares participan desde el sábado en unas maniobras destinadas a defender el país de supuestos grupos terroristas que quieren derrocar a Nicolás Maduro.

La operación "Escudo Bolivariano 2020" tiene como objetivo defender las ciudades, por lo que millones de personas han podido ver durante horas a soldados y carros de combate en autopistas, carreteras e incluso patrullando por las calles. Desde el poder, se ha ensalzado la participación de las milicias bolivarianas:

"La incorporación de la milicia como componente especial, popular, de las Fuerzas Armadas Nacionales Bolivarianas le da un valor agregado sustantivo para todos los efectos de la defensa", afirmaba el ministro de Defensa, Vladimir Padrino López.

Mientras la televisión pública mostraba el sábado las imágenes más espectaculares de la operación, el líder opositor, Juan Guaidó, reconocido como presidente encargado de Venezuela por más de medio centenar de países, pedía al Ejército que de la espalda a Maduro:

"Estamos con ustedes. Sabemos de esos soldados desnutridos, sabemos lo que van a almorzar hoy en la mayoría de los batallones... que da pena. Que con eso no se alimenta a un ejército que tiene que enfrentar al ELN, a la resistencia de las FARC, al narcotráfico, a ejercer soberanía en la frontera, repeler a grupos irregulares... que es lo que hoy debe hacer el Ejército venezolano. No un show de propaganda posterior a decir que tiene miedo a enfrentarse a su supuesto enemigo. Por Dios".

El viernes Maduro acusó a los presidentes de Colombia y Brasil de preparar un ataque contra Venezuela a instancias de Washington. La víspera denunció a Estados Unidos ante la Corte Penal Internacional por “crímenes de lesa humanidad” alegando que las sanciones financieras impuestas han provocado "miles de muertes” en el país.