Última hora
This content is not available in your region

Los guardacostas turcos ya no responden a las llamadas griegas

euronews_icons_loading
Los guardacostas turcos ya no responden a las llamadas griegas
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Están en la línea de frente de la crisis migratoria. La jornada para los hombres y mujeres de la guardia costera griega en Samos empieza a primera hora de la mañana. Su tarea es clave ante la poca distancia que separa la isla de las costas turcas.

En el contexto del conflicto entre Turquía y la Unión Europea por la falta de implicación de esta última en la guerra siria, las autoridades de inmigración turcas y griegas están librando una batalla de comunicación y propaganda con los refugiados como moneda de cambio.

"Nadie puede cruzar las fronteras griegas. Todos los que intenten una entrada ilegal están advertidos de que no lo hagan. Las cifras de las autoridades turcas son completamente falsas y engañosas".

Máxima alerta

"La distancia aquí en el estrecho de Mikali es de siete estadios, unos 1300 metros", explica Despina Diakovasili, capitana del barco. "A este estrecho también se lo llama el estrecho de los siete estadios porque la distancia entre Samos y Turquía es esa, siete estadios, un estadio equivale a unos 185 metros. Esta es la distancia más corta".

"En total, 52 embarcaciones de la marina y de la guardia costera griegas patrullan el este del Mar Egeo", explica el enviado especial de Euronews Tsellos Konstantinos. "En Samos las autoridades han declarado la alerta máxima mientras se preparan para la llegada masiva de barcos de migrantes procedentes de las costas turcas".

En Lesbos, grupos de ciudadanos han impedido desembarcar a los migrantes profiriendo graves insultos. Miembros de una ONG han sido agredidos.

Las autoridades turcas han enviado a la prensa duras imágenes de la intimidación que llevan a cabo los guardacostas para impedir la llegada de embarcaciones. Grecia asegura que patrullas turcas escoltan a los migrantes hasta las aguas territoriales griegas.

El acuerdo con la UE es papel mojado

El acuerdo entre la Unión Europea y Turquía establece la obligación por parte de las guardias costeras griega y turca de cooperar para gestionar los flujos de migrantes. Pero la decisión de Ankara de abrir sus fronteras ha cambiado la situación sobre el terreno. La comunicación entre ambos lados, que ya era difícil en los últimos meses, se ha suspendido.

"Si el objetivo que localizamos está dentro de territorio turco estando nosotros en la línea fronteriza, llamamos por radio VHF al barco turco", nos dice Diakovasili. "Intentamos alertar inmediatamente al otro lado para que vengan y recojan a los migrantes mientras todavía están en su lado de la frontera. Pero últimamente no responden, por lo que los migrantes entran en aguas griegas y tenemos que rescatarlos y recogerlos".

"Continúa la campaña de desinformación de las autoridades turcas. La realidad: se ha impedido la entrada a territorio griego de 10.000 personas (en todo Evros) desde ayer por la mañana hasta esta mañana. 73 personas no relacionadas con Idlib cruzaron ilegalmente y fueron arrestadas y acusadas adecuadamente"

Mientras volvíamos de patrullar, la tripulación ha recibido una nueva consigna. Deberá extender su misión hasta el día siguiente, obligando a sus miembros a pasar la noche en el mar. En las actuales circunstancias, los servicios de inteligencia mantienen a este cuerpo en máxima alerta las 24 horas del día.