Última hora
This content is not available in your region

Así es como una cementera belga está extrayendo el CO2 de su proceso para evitar las emisiones

euronews_icons_loading
Así es como una cementera belga está extrayendo el CO2 de su proceso para evitar las emisiones
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

La industria del cemento es responsable de entre el 6 y el 8% de las emisiones globales de CO2. ¿Cómo mejorar la situación? Los investigadores han diseñado y construido en la fábrica de cemento Heidelberg Cement en Bélgica una planta experimental para tratar de encontrar respuestas a esa pregunta.

La fábrica cubre unas 70 hectáreas y emplea a unos 180 trabajadores. Se estima que produce cada año un millón 400 mil toneladas de 15 variedades diferentes de cemento a partir de una materia prima principal común: la piedra caliza. Pero esto tiene un coste ambiental.

Jan Theulen, director de recursos alternativos de Heidelberg Cement, explica que "si producimos una tonelada de cemento, generamos 0,6 toneladas de CO2. Este CO2 proviene principalmente de nuestras materias primas. Por lo tanto, necesitamos desarrollar tecnologías para capturar este CO2 para que no se emita al medio ambiente, no se emita al aire".

En la búsqueda de tales tecnologías, la fábrica se ha asociado con investigadores de un proyecto de investigación europeo. El resultado es esta planta de 60 metros de altura, un reactor piloto que ya es capaz de absorber el 5% de las emisiones totales de CO2 de la fábrica.

"Este es un modelo. Muestra un gran tubo de metal que se calienta en el exterior a unos 1.000 grados. El material se vierte en la parte superior y cae lentamente hacia abajo. A medida que este material se calienta, libera su CO2. Y este CO2 puro puede ser simplemente capturado en la parte superior", muestra el coordinador del proyecto Daniel Rennie.

Los investigadores dicen que la tecnología requiere cambios mínimos en la cadena convencional de producción de cemento de la fábrica. Permite la captura de CO2 sin productos químicos adicionales. Se tuvieron que enfrentar a diferentes desafíos.

Thomas Hills, ingeniero de procesos de Caliz, esplica que "el material tiene que ser capaz de fluir por el reactor. Fluye por el reactor, pero luego en el fondo, tiene que ser transportado a las otras unidades en el sitio. Los otros parámetros técnicos importantes son asegurar que tenemos suficiente calor en el reactor y que ponemos este calor en los lugares correctos"

El objetivo es ser capaz de absorber tanto CO2 como sea posible de la forma más segura y energéticamente eficiente.

Los investigadores deben evaluar constantemente la seguridad y la eficiencia de todo el proceso, tanto en un entorno de laboratorio controlado como en el propio reactor. "Tomamos el polvo antes de que entre y medimos la cantidad de CO2 que entra. Y luego medimos después de pasar por el reactor, y medimos esa cantidad de CO2 en el polvo. Y la diferencia es la cantidad que capturamos", dice Hills.

Los investigadores están trabajando ahora en la ampliación de la tecnología para capturar el 95% de las emisiones globales de CO2 de la fábrica con vistas a desarrollar otros modelos de negocio de economía circular.

Rennie asegura que "como esperamos que se capture CO2 muy puro, con algunos pasos de purificación puede ser usado para la industria alimentaria, puede ser usado para el cultivo de plantas, para ayudar a hacer nuevos combustibles, o incluso en materiales para ayudar a construir nuevos productos".

Los investigadores creen que la tecnología puede contribuir a alcanzar el objetivo de reducir en un 80% las emisiones de CO2 en Europa para el año 2050.