Última hora
This content is not available in your region

Las videoconferencias, un talón de Aquiles para la ciberseguridad

euronews_icons_loading
Las videoconferencias, un talón de Aquiles para la ciberseguridad
Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

A medida que las videoconferencias al más alto nivel sustituyen a las reuniones presenciales, la ciberseguridad se ha convertido en una cuestión crucial.

Y en tiempos del coronavirus, son ya muchas las citas telemáticas en la agenda europea, incluida la de jefes de Estado y de Gobierno convocada por el presidente del Consejo europeo Charles Michel.

Los expertos advierten sobre la vulnerabilidad de estas reuniones telemáticas. "Uno de los problemas para todas las organizaciones multilaterales como la ONU o la UE es que su seguridad, a menudo, se ve muy cuestionada por el hecho de que haya tantos actores diferentes involucrados”, afirma James Lewis, experto en ciberseguridad del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales (CSIS) de Washington. “Algunos interlocutores pueden tener malas intenciones y otros sencillamente pueden descuidar la seguridad. Y cuando hay información que no es pública, seguro que los piratas informáticos irán a por ella".

Se supone que las redes oficiales son seguras. Pero basta que un solo participante se conecte desde un ordenador portátil personal para que aparezca un punto débil. Y las teleconferencias son casi una invitación para los piratas informáticos.

"Hemos descubierto que muchas de las tecnologías de las que dependemos no están listas para este momento. Al menos la forma en que las personas las utilizan”, explica Lewis. “Así que es una buena ocasión para sentarse y pesar en términos de programación y seguridad. Está siendo una buena prueba y afortunadamente no hemos constatado ningún daño real hasta ahora".

Los expertos consideran que hace falta invertir y mucho para crear una protección cibernética a la altura de las circunstancias. Y serán las administraciones públicas las que tendrán que decidir si quieren hacer frente a otro de los puntos débiles que ha sacado a la luz la crisis del coronavirus.