Última hora
This content is not available in your region

Investigan hallazgo de cadáveres en Nueva York, Trump dice que el coronavirus se creó en Wuhan

euronews_icons_loading
Investigan hallazgo de cadáveres en Nueva York, Trump dice que el coronavirus se creó en Wuhan
Derechos de autor  Mark Lennihan/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

La ciudad de Nueva York está acostumbrada desde hace mucho tiempo a vivir historias morbosas, y la pandemia de Covid-19 que sufre en sus carnes no hace nada para mejorar las cosas. La megalópolis americana tiene actualmente un récord del que con gusto prescindiría, el del mayor número de muertes en el mundo: más de 17.000 hasta la fecha.

En este contexto excepcionalmente macabro, los enterradores están totalmente desbordados.

Tienen sus propios camiones refrigerados que siguen circulando por los muchos barrios, tratando de hacer frente a la constante afluencia de personas muertas lo mejor que pueden. Esto no puede, por supuesto, justificar el tratamiento indigno e inhumano de los restos.

Restos en descomposición avanzada

Las autoridades de Nueva York, y los residentes, están especialmente indignados por lo que acaba de suceder en los establecimientos de Andrew Cleckley, que dan a una amplia avenida del famoso distrito de Brooklyn. Docenas de cuerpos - al menos 60, según los informes de los medios de comunicación de EE.UU. - fueron encontrados en un estado de descomposición avanzada en camiones estacionados justo fuera de la funeraria.

La policía fue alertada por vecinos y paseantes que alertaban de un olor insoportable procedente de los vehículos, según un portavoz de la policía. Cuando la policía abrió estas "morgues ambulantes", se horrorizaron y comprendieron la magnitud del desastre. Se abrió una investigación inmediatamente.

Restos en descomposición avanzada

Las autoridades de Nueva York, y los residentes, están especialmente indignados por lo que acaba de suceder en los establecimientos de Andrew Cleckley, que dan a una amplia avenida del famoso distrito de Brooklyn.

Howard Zucker, el jefe del Departamento de Salud del Estado de Nueva York, que es responsable de regular los servicios funerarios, dijo indignado que no se tolerará este tipo de comportamiento.

El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, usó las palabras "horrible" e "inaceptable": "Las funerarias son negocios privados, tienen la obligación de tratar a la gente con dignidad... No sé cómo pudieron dejar que algo así sucediera..."

La policía ya ha declarado que la empresa acusada no aparece en sus registros porque nunca había sido objeto de ninguna queja hasta ahora.

El director, Andrew Cleckley, se explicó en parte respondiendo a las preguntas del periódico New York Times: su funeraria, saturada por la constante afluencia de cuerpos, no tuvo más remedio que dejar algunos en camiones fuera; tienen más de 100 cuerpos estaban en la morgue en ese momento.

La chocante frase de su entrevista al New York Times fue la siguiente:

"Tenemos tantos cuerpos que no sabemos qué hacer...".

Trump vuelve a acusar al laboratorio de Wuhan de estar detrás del virus

Mientras, en la Casa Blanca, el presidente Donald Trump ha vuelto a crear polémica al contradecir a sus servicios de espionaje y asegurar que tiene pruebas de que el coronavirus se generó en un laboratorio de Wuhan, en China.

Preguntado al respecto:

"Sí, las tengo. Y creo que la Organización Mundial de la Salud debería avergonzarse de sí misma por ser como la agencia de relaciones públicas de China".

Por su parte, el vicepresidente Mike Pence ha cedido finalmente y se ha puesto por primera vez una mascarilla en público. Lo ha hecho durante una visita a una planta de General Motors, que ha dejado los coches para fabricar ventiladores médicos.

Otras empresas no se han reinventado y llevan cerradas un mes y medio. El parón de la economía se ha cobrado ya 30 millones de empleos. Contra ello se manifiestan muchos estadounidenses.

En Michigan, centenares de manifestantes, algunos armados con rifles, intentaron entrar en el Capitolio, donde se debatía la extensión del estado de emergencia solicitada por el gobernador, un demócrata, quien como todos los gobernadores es quien debe decidir sobre el desconfinamiento.