Última hora
This content is not available in your region

Controversia en Bélgica por la prohibición de los turistas que vienen a pasar el día en la playa

euronews_icons_loading
La playa de Ostende, Bélgica. Foto tomada el 6 de agosto de 2020.
La playa de Ostende, Bélgica. Foto tomada el 6 de agosto de 2020.   -   Derechos de autor  AP / Virginia Mayo
Tamaño de texto Aa Aa

La decisión de algunas ciudades costeras belgas de prohibir el acceso a sus playas a los turistas ocasionales ha llevado al ministro del Interior, Pieter De Crem, a defender públicamente el derecho a la libre circulación y el derecho de todos los ciudadanos a ir a la playa, ante la ola de calor que azota a gran parte de Europa estas semanas.

La medida para evitar que los visitantes pasen el día en la costa ocurre luego de de una pelea entre jóvenes y las fuerzas policiales el sábado pasado en la ciudad costera de Blankenberge.

"Defiendo a los que quieran ir a la playa, es un derechos de todos. Ir a bañarte un día no te convierte en un terrorista", dijo De Crem durante su comparecencia en el Parlamento.

La organización de asistencia social, Liga de las Familias, tilda de injursta la prohibición.

"Prohibir de repente, así como así, que los turistas vayan por un día a la playa es privar a cientos de familias de su pequeña escapada de verano, por lo que esta abrupta medida es un poco injusta, hay una injusticia social, es contra una clase social", dice Thierry Dupiereux, director de comunicación de la organización belga.

El alcalde de la ciudad costera de Knokke-Heist, Leopold Lippens, está a favor de la medida.

"No queremos cantidad, queremos calidad, y la calidad es perfecta. Eso significa que cualquiera puede venir con la condición de que siga las reglas de la ley y hay gente que no lo hace, bueno, serán erradicados de este lugar", dijo en una breve entrevista. Sin embargo, tras una larga sesión parlamentaria, Lippens rectifica e informa que los turistas pueden volver a la ciudad y sus playas a partir de este miércoles.