This content is not available in your region

La pesca reaparece como el gran escollo de la futura relación comercial entre Londres y Bruselas

Access to the comments Comentarios
Por Francisco Fuentes  con EFE
euronews_icons_loading
Michel Barnier es el jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit
Michel Barnier es el jefe negociador de la Unión Europea para el Brexit   -   Derechos de autor  Matt Dunham/AP

Todavía es posible un acuerdo, sí.

En eso coinciden Londres y Bruselas, en una semana clave para las negociaciones sobre la futura relación comercial entre el Reino Unido y la Unión Europea (UE).Aunque ambas partes saben que cualquier compromiso pasa por hacer grandes concesiones.

La pesca aparece como uno de los grandes caballos de batalla.

Las flotas comunitarias quieren seguir faenando en los caladeros británicos, el Reino Unido quiere todo el control y fijar cuotas.

Todo sin olvidar, la agricultura y la ganadería.

"El sector ovino es uno en los que todo el mundo se fija porque el 40% del cordero se exporta, y el 90% va a Europa. Por lo tanto, si no logramos un trato, será un gran problema para el sector agrícola en Gran Bretaña", ha explicado el presidente de la Asociación Nacional de Tierras y Negocios (CLA) de Reino Unido, Mark Bridgeman.

Además está el problema territorial, con Escocia, profundamente europeísta, insistiendo en un segundo referéndum para la independencia, si el Partido Nacionalista Escocés (SNP) gana las elecciones regionales en mayo.

"Quiero enviar este mensaje a nuestros amigos y vecinos europeos, siempre serán una parte de quienes somos. No están lejos. A aquellos que han venido de otros países a vivir al nuestro, gracias, por favor, quédense. Y al resto de países de la Unión Europea, Escocia quiere volver, y esperamos hacerlo pronto, como un Estado miembro independiente", ha dicho la ministra principal de Escocia, Nicola Sturgeon.

El tiempo corre porque el periodo de transición concluye el 31 de diciembre.

Si para esa fecha no hay avances, el Reino Unido será a todos los efectos un país tercero en sus relaciones con los Veintisiete. El intercambio de bienes quedaría sometido a los aranceles establecidos por la Organización Mundial del Comercio (OMC).

Fuentes adicionales • AFP