EventsEventos
Loader

Find Us

InstagramFlipboardLinkedin
Apple storeGoogle Play store
PUBLICIDAD

La policía desaloja sin incidentes la fiesta rave ilegal de Rennes

La policía desaloja sin incidentes la fiesta rave ilegal de Rennes
Derechos de autor AP/AP
Derechos de autor AP/AP
Por Euronews en español
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button
Copia/pega el link embed del vídeo de abajo:Copy to clipboardCopied

La fiesta había arrancado el jueves por la noche y los agentes no pudieron entonces clausurarla al ser recibidos de manera muy hostil.

PUBLICIDAD

Se acabó la fiesta. La policía francesa desalojó este sábado el evento ilegal que desde el pasado jueves llegó a reunir a 2500 personas en unos almacenes de Lieuron, al sur de Rennes. 

Los últimos supervivientes de la polémica fiesta rave salían finalmente sin necesidad de que intervinieran los agentes, los cuales, eso sí, tomaron los datos de los presentes. La reunión había obviado por completo las restricciones impuestas en todo el país para hacer frente a la pandemia: Los juerguistas no llevaban mascarillas, ni cumplieron el toque de queda ni las normas referentes a las reuniones multitudinarias.

"La fiesta rave de Lieuron ha terminado. Habrá durado unas 36 horas, y se trataba de un evento ilegal", confirmaba el prefecto de Ille-et-Vilaine y Bretaña, Emmanuel Berthier, que confirmaba que el número final de multados por lo ocurrido podría superar los 1200.

Ya el mismo jueves la policía había intentado poner fin a la fiesta, si bien se encontró entonces con un recibimiento muy hostil por parte de los presentes, algunos de los cuales llegaron a incendiar un coche policial y lanzaron piedras y botellas a los agentes, tres de los cuales resultaron heridos. Una celebración de fin de año que saldrá mucho más cara de lo que creían. 

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Más de 2.000 personas en una fiesta de Nochevieja ilegal en la Bretaña francesa - 3 policías heridos

Fiesta a pesar de la COVID-19

Las fuerzas de seguridad tratan de restablecer la calma en Nueva Caledonia