Última hora
This content is not available in your region

La sed desmedida por las 'antigüedades de sangre'

euronews_icons_loading
El tráfico de arte genera entre 3.000 y 15.000 millones de euros al año.
El tráfico de arte genera entre 3.000 y 15.000 millones de euros al año.   -   Derechos de autor  Euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Egipto, Siria, Libia o Irak: estas antigüedades provienen directamente de zonas en conflicto. Se llaman "antigüedades de sangre". Desde el comienzo de la crisis de la COVID-19, estas antigüedades circulan cada vez más por las redes sociales para su contrabando.

Para el arqueólogo, Vincent Michel, la extracción de las preciadas piezas es totalmente ilegal. Incluso se pueden convertir en una ganancia para el terrorismo.

"Las tablillas mesopotámicas proceden de Irak y Siria. Vienen de zonas de conflicto. "Antigüedades de sangre" es un término amplio. Pero ciertamente pueden financiar el terrorismo. En cualquier caso, estas obras han sido sacadas ilegalmente de estos países", explica.

Pero su comercio no solo se mueve por los bajos fondos, las antiguedades llegan a los comercios y principales mercados de arte europeos. Dos jóvenes investigadores arqueológicos llevan muchos años siguiendo la pista de estos bienes. Tienen una base de datos con todas las obras robadas que acaban en los mercados de arte.

"Este retrato fue vendido en 2015 por la empresa de subastas Bonhams con una mención muy interesante. Dijeron que la colección provenía de un tal Sr. S en Zúrich, Suiza. Pero tenemos fotografías tomadas por los saqueadores, las fotos fueron tomadas entre 2013-2014 y son el resultado de intercambios en las redes sociales por parte de los saqueadores que intentan agotar su stock, probablemente de una tumba", detalla Morgan Belzic, uno de los investigadores.

La búsqueda de bienes culturales saqueados podría generalizarse pronto con una aplicación que ya está en uso por el momento en las aduanas. Al tomar una foto del objeto se revela información .

"Esta antiguedad que vemos aquí es de origen mexicano, del oeste de México y hoy es objeto del tráfico ilegal", explicó Axel Kerep, arqueólogo adjunto a proyectos de la Unión Europea.

Según la Unesco, se calcula que el tráfico de arte genera entre 3.000 y 15.000 millones de euros al año.