Última hora
This content is not available in your region

Soledad y pobreza, la otra cara amarga de la pandemia

euronews_icons_loading
Soledad y pobreza, la otra cara amarga de la pandemia
Derechos de autor  Bernat Armangue/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.
Tamaño de texto Aa Aa

La crisis de la Covid está sumiendo en la pobreza a un gran número de europeos. En pocos meses, aquellas personas que ya vivían situación de precariedad antes de la pandemia se han visto abocados a un desamparo completo. Este es el caso de Raymond Jacquet. Este antiguo librero ya jubilado recibe una pequeña pensión. Para llegar a fin de mes, solía ir a mercadillos a vender libros. Ahora además de no tener ingresos adicionales, se siente muy solo.

"Hablemos de pobreza social, no sólo financiera, sino social. Y la pobreza social es muy grave. Necesitas contactos y ahora estamos encerrados, vamos a morir en nuestra casa. Yo vivo solo en un pequeño apartamento por el que pago 400 euros, no tengo nada valioso... Y al final nos vamos a morir de aislamiento", cuenta Raymond.

A día de hoy, Raymond no puede comprar un libro nuevo. Todos los gastos están controlados al milímetro. Ya ni siquiera se mueve en coche para no tener que pagar la gasolina. Su situación es bastante desalentadora.

"El otro día fui a comprar un kebab... me costó 6,50 euros, y la verdad me pareció mucho. Para mi presupuesto es bastante. Se puede hacer de vez en cuando, pero antes ya había comprado huevos, tomates y patatas para hacerme un revuelto. El dinero no da para más”, cuenta Raymond.

En otoño, Raymond contrajo la Covid, por lo que se tuvo que quedar en casa para recuperarse. Para él, lo más importante es poder alimentarse, lavarse y vestirse para mantener su dignidad. Pero a veces le falta fuerza.

"Es una miseria, una miseria y una gran tristeza. De vez en cuando me derrumbo, de vez en cuando estoy en mi silla y me derrumbo y me pregunto cómo voy a salir adelante", expresa.

Desde la crisis financiera de 2008 hasta la crisis sanitaria actual, la Unión Europea no ha conseguido reducir la pobreza. Según la ONU, una de cada 5 personas, está en riesgo de pobreza. Un cálculo que aún puede empeorar más. nos encontramos frente a la segunda ola.

"Sabemos que la crisis es un arma de doble filo. Hay un gran número de personas que han perdido sus ingresos durante meses y que finalmente han perdido su empleo, y a menudo se trata de personas que ya estaban en una situación muy precaria". A lo que añade: "Y por otro lado tendremos que enfrentarnos a una segunda oleada de despidos que acompañará a las quiebras empresariales cuando se retire gradualmente el apoyo que los Estados dan a las empresas. Es entonces cuando un gran número de empresas, lamentablemente, tendrá que declararse en quiebra.

Por desgracia, esperamos un fuerte aumento de la pobreza a finales de 2021", declara Olivier De Schutter, experto de la ONU sobre pobreza extrema.

La ONU sugiere que la Unión Europea debería dejar de considerar el gasto social como un coste que aumenta la deuda, y verlo como una inversión a largo plazo.