Última hora
This content is not available in your region

El duque de Edimburgo, hospitalizado por "prevención"

Felipe en el Buckingham Palace durante un desfile militar. 2/8/2017
Felipe en el Buckingham Palace durante un desfile militar. 2/8/2017   -   Derechos de autor  HANNAH MCKAY/AP
Tamaño de texto Aa Aa

El duque de Edimburgo, de 99 años de edad y esposo de la reina Isabel II, fue ingresado este martes por la noche en un hospital de Londres como "medida de precaución" tras haberse "sentido mal", según informa el Palacio de Buckingham.

El duque permanecerá "en observación" en el centro médico King Edward VII durante "algunos días" para que pueda descansar, según la residencia oficial de la soberana británica y su marido. Se trata de una "medida preventiva" por recomendación del doctor del duque.

El marido de Isabel II lleva retirado de la vida pública desde el año 2017. Durante el confinamiento, el duque vivió junto a su mujer en el castillo de Windsor, al oeste de Londres.

Felipe se casó con la entonces princesa Isabel en 1947 y actualmente representa el consorte real británico que durante más tiempo ha ejercido como tal en toda la historia de la corona. El matrimonio tiene cuatro hijos, ocho nietos y nueve bisnietos.

Altibajos en la salud del duque de Edimburgo

Exoficial naval y apasionado del polo, disfrutó de una salud sólida hasta bien entrada la vejez, pero ha sufrido algunos altibajos en los últimos años.

En 2011 fue trasladado de urgencia a un hospital en helicóptero después de sufrir dolores en el pecho y fue operado de una arteria coronaria bloqueada. En 2017 pasó dos noches en el hospital Rey Eduardo VII y fue hospitalizado durante 10 días en 2018 para un reemplazo de cadera.

El duque también fue hospitalizado en diciembre de 2019 y pasó cuatro noches en el hospital Rey Eduardo VII, aunque Buckingham explicó que se trataba de una operación ya prevista.

Se vio obligado a dejar de conducir a la edad de 97 años, tras estrellarse contra un automóvil mientras conducía un Land Rover cerca de la propiedad de Sandringham en enero de 2019. Aunque Felipe no sufrió daño alguno, la mujer que conducía el otro vehículo tuvo una fractura de muñeca.