Última hora
This content is not available in your region

El camino hacia la neutralidad climática

Access to the comments Comentarios
Por Bryan Carter
euronews_icons_loading
Water steam rises from the cooling towers of the coal-fired power station of German
Water steam rises from the cooling towers of the coal-fired power station of German   -   Derechos de autor  INA FASSBENDER/AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Neutralidad climática en 2050 y al menos un 55% de reducción de las emisiones de CO2 para 2030, en comparación con los niveles de 1990. Esta es la esencia del acuerdo entre las instituciones europeas sobre la ley climática europea, que hará que estos objetivos sean vinculantes.

Aunque las principales industrias emisoras de carbono aseguran que llevan años anticipándose a la transición verde, los nuevos objetivos europeos las forzaran a hacer más.

“El nuevo objetivo que tenemos y las directrices que tenemos y acordamos a nivel de la UE son una nuevas señales de que necesitamos acelerar estos esfuerzostanto en la investigación, como en la eficiencia, pero también destaca la importancia de un enfoque sectorial para la descarbonización. La tarea que tenemos por delante para descarbonizar es tan grande ni uno de los actores del sector por si mismo puede hacerlo solo”, explica Laurent Donceel, de Airlines for Europe.

Esta necesidad de un esfuerzo conjunto ha alcanzado varias industrias. Las aerolíneas, por ejemplo, creen que reducir las emisiones se traducirá en una mayor eficiencia en el uso de combustible. Algo en lo que la industria europea del refinamiento de petróleo ya ha comenzado a trabajar.

“Desde antes del acuerdo de París sabíamos que el consumo de combustibles derivados del petróleo tendría que descender y la política europea lo ha plasmado con fuerza. Nuestra respuesta será encontrar nuevas formas de producir combustibles líquidos que no utilicen petróleo. Sabemos que una gran cantidad de petróleo utilizado será reemplazado por la electrificación y el hidrógeno, pero no todo, y en particular la aviación, el transporte marítimo y algunos transportes pesados por carretera aún podrán beneficiarse de un combustible líquido, elaborado de manera renovable, sin petróleo", asegura John Cooper, director general de Fuels Europe.

Los representantes de la industria piden que los nuevos objetivos climáticos se traduzcan en políticas concretas para cada sector. Una tarea difícil, pero que será lo que marcará el rumbo hacia la neutralidad climática.

Pero Greenpeace define el acuerdo como “vacío” y cree que los objetivos no son suficientes para cumplir con la meta climatica. “Por un lado, tenemos lo que la ciencia requiere, y ese es un objetivo de reducción de emisiones de al menos el 65% para 2030 si queremos evitar el peor impacto de la crisis climática. Por otro lado, tenemos el objetivo climático de la UE para la reducción de emisiones para 2030, que es un objetivo de reducción de emisiones netas del 55%, que se traduce en un mero 52,8%, por lo que estamos muy lejos de lo que pide la ciencia”, detalla Silvia Pastorelli de Greenpeace.

La diferencia entre los dos cálculos proviene de la inclusión, en el total de la UE, de los sumideros de carbono, como los bosques, que absorben CO2. Las organizaciones ecologistas pedían que los sumideros quedasen fuera del recuento.