Última hora
This content is not available in your region

Joe Biden vuelve a comprometer a Estados Unidos en la lucha contra el cambio climático

Por Jose Nunez Tena  & Euronews en español
euronews_icons_loading
Joe Biden, en su intervención durante la Cumbre del Clima
Joe Biden, en su intervención durante la Cumbre del Clima   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Joe Biden vuelve a comprometer a su país con la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero. El presidente de Estados Unidos confirmó en la Cumbre del Clima la intención de disminuir estas emisiones entre un 50 y un 52 por ciento con respecto a los niveles de 2005 para el año 2030.

Biden aprovechó también la ocasión para limar asperezas con Vladimir Putin, hacia el que tuvo buenas palabras en el marco de esta cumbre: "Estoy muy satisfecho con el llamamiento que hizo ayer el presidente Putin para que el mundo colabore en la eliminación de dióxido de carbono", decía Biden. "Estados Unidos espera trabajar con Rusia y otros países en ese esfuerzo. Se trata de una gran promesa".

Otros países como Dinamarca van aún más lejos. De boca de su primera ministra, Mette Frederiksen, el país escandinavo se mantiene firme en su intención de reducir las emisiones hasta en un 70 por ciento, poniendo además fin a toda su producción de petróleo y gas en el Mar del Norte para 2050:

"Hoy en día, Dinamarca tiene más puestos de trabajo en la energía verde que en la fósil, y el sector privado está a bordo", recordaba Frederiksen. "Hemos formado asociaciones climáticas con todos los sectores empresariales daneses, y toda Dinamarca está ahora unida para alcanzar nuestro objetivo de reducir las emisiones en un 70 por ciento para 2030".

Sobre el papel las intenciones parecen claras y hasta factibles, si bien a la hora de llevarlas a la práctica, como se encargaba de recordar Bill Gates, no será tan sencillo. Durante su intervención, Gates insitía en la dificultad que supone que todas aquellas fuentes energéticas que no emiten CO2 siguen siendo claramente más caras que aquellas que utilizan combustibles fósiles.

En Berlín, mientras tanto, cientos de activistas protestaron por lo que consideran no son más que palabras vacías, acusando a Biden de haber dejado fuera de la reunion a los países más afectados por esta crisis. A finales de año, en noviembre, tendrá lugar en Glasgow la COP26, en la que las promesas hechas por los líderes mundiales deberían ir un paso más allá.