Última hora
Advertising
This content is not available in your region

Europa | Menos restricciones, pero sin bajar la guardia

euronews_icons_loading
Europa | Menos restricciones, pero sin bajar la guardia
Derechos de autor  Jan Woitas/dpa via AP
Tamaño de texto Aa Aa

El Reino Unido relaja las restricciones ligadas a la pandemia y baja su nivel de alerta de 4 a 3. A partir del 17 de mayo, se permitirán las reuniones en lugares cerrados. Bares y restaurantes podrán recibir comensales en el interior de sus locales. Y los cines volverán a abrir. El impacto del programa de vacunación empieza a notarse y la presión hospitalaria ha caído, aún así es necesario seguir manteniendo la guardia.

Los abrazos serán para después

"Todos sabemos que el contacto cercano, como los abrazos, es una forma directa de transmitir esta enfermedad. Por eso les insto a pensar en la vulnerabilidad de sus seres queridos, si han recibido una o dos dosis, y si ésta ha comenzado a hacer efecto", declaró el primer ministro británico Boris Johnson.

Irlanda también se encamina hacia una mayor libertad. Miles de personas regresarán gradualmente a sus puestos de trabajo tras meses de encierro. Le acompañará una reapertura gradual de museos y pequeños negocios, algo que las autoridades del país califican de gran "estímulo psicológico".

Por favor, que no demos marcha atrás

"Es genial, han sido cinco meses largos y duros, después de un 2020 realmente difícil. Los minoristas esperan que no se dé marcha atrás", decía el gerente de una empresa de servicios.

"Estoy deseando volver a ver a mis hijos, como hacíamos antes. Y no solo que me dejen la comida en la puerta y que nos limitemos a hablar por teléfono, dice este jubilado irlandés. Quiero que vuelvan a visitarme, que volvamos a un contacto físico real."

Una reapertura tímida, ante el semáforo de la COVID-19

Todas las regiones de Italia, excepto tres, relajan sus restricciones pasando a zona amarilla que denota un menor riesgo. Sicilia y Cerdeña permanecerán en zona naranja durante al menos una semana más, igual que la pequeña región norteña del Valle de Aosta que afloja poco a poco sus restricciones.

Tests PCR para tomar un café

Mientras, en Dinamarca, la nueva normalidad va a compañada de sistemáticas pruebas PCR negativas ya sea para sentarse en un bar o para comer en un restaurante. Lo que significa que hay colas interminables y una presión constante en los centros de test de COVID-19, por lo que la apertura de nuevos centros se ha vuelto una prioridad.