Última hora
This content is not available in your region

La economía es el principal reto del próximo presidente de Irán

Access to the comments Comentarios
Por Anelise Borges
euronews_icons_loading
La economía es el principal reto del próximo presidente de Irán
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

Lo de Afshin y Maryam fue un flechazo instantáneo. Una mirada, un número de teléfono y, un vínculo que ya dura trece años. Pero a pesar de su felicidad, esta pareja iraní vive una difícil realidad. Su sueño de construir un futuro se ve truncado cada día por una constante crisis social. Las elecciones presidenciales que se celebran este viernes en el país persa no suponen una esperanza para muchos.

"Cuando pienso en nuestro futuro, no podemos hacer ningún plan. Por ejemplo, yo quería comprar una casa hace dos años. Me gasté mi sueldo, quería conseguir un préstamo del Gobierno. Pero mientras lo hacía, la tasa de inflación se multiplicó por 8", explica Afshin Shafiei.

Para comprobar cómo la inflación está constantemente presente en su vida cotidiana Afshin se traslada a una tienda. Una vez allí explica que una botella de leche, hace dos años, costaba 500 toman. Se trata de una moneda imaginaria que simplemente elimina un cero cuando se habla del devaluado rial. Ahora mismo, esa misma botella de leche ha multiplicado su precio por 28, hasta los 14.000 coman o, lo que es lo mismo, 140.000 riales.

En la última década, las sanciones intermitentes han hundido la divisa nacional en un mínimo histórico frente al dólar estadounidense. Más de 4 millones de personas han caído en la pobreza

Arreglar la economía, una "misión imposible"

Con una inflación que alcanzará el 39% en 2021, la campaña presidencial iraní ha estado dominada por la preocupación de los votantes por la subida vertiginosa de los precios y el colapso de la moneda. Quienquiera que ocupe la jefatura de Gobierno se enfrentará a la nada envidiable tarea de intentar solucionar lo que prácticamente todo el mundo considera que es el mayor problema actual de Irán,

Ashkan Bahrami, experto en exportaciones responde a la pregunta sobre que dificultad tendría en una escala del uno al 10 arreglar la economía del país.: "Es una misión imposible. Yo apostaría por el 10 o el 11. Si el Gobierno deja de entrometerse en los mecanismos de precios y de mercado, todo acabará en mejores circunstancias."

Con el telón de fondo de unas reservas titubeantes y unas sanciones todavía no resueltas, el próximo presidente de Irán tendrá que restablecer la confianza de su propio pueblo antes de atraer inversiones y, finalmente, encontrar un salvavidas para restaurar su economía