Última hora
This content is not available in your region

Las elecciones regionales francesas son más importantes de lo que crees, ¿por qué?

Por Sandrine Amiel
La diputada Marine Le Pen en un acto de campaña
La diputada Marine Le Pen en un acto de campaña   -   Derechos de autor  Daniel Cole/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved
Tamaño de texto Aa Aa

A diez meses de las elecciones presidenciales de 2022, los franceses acudirán a las urnas este domingo y los siguientes para elegir a sus consejeros regionales y departamentales.

La votación estaba prevista inicialmente para el mes de marzo, pero se aplazó debido a las restricciones de la COVID-19.

Estas elecciones, que serán la última oportunidad para que los franceses voten antes de la acalorada contienda presidencial de abril de 2022, servirán de prueba clave para el presidente Emmanuel Macron y sus contendientes políticos.

El partido centrista de Macron, La République en Marche (LREM), se enfrenta al reto de empezar de cero, ya que no existía cuando se celebró la última votación regional hace seis años. Los sondeos de opinión prevén que los candidatos del partido gobernante tendrán dificultades para ganar las presidencias regionales.

Por el contrario, los partidos de centro-izquierda socialista y conservador Les Républicains (LR), que habían dominado la política francesa hasta sus derrotas de 2017, siguen siendo fuertes a nivel regional. Cada uno de ellos ocupa actualmente las presidencias de cinco consejos regionales, de un total de 18.

Según los últimos sondeos de opinión, el partido de extrema derecha Agrupación Nacional está en condiciones de ganar la presidencia de al menos una región, lo que sería una primicia en la historia de Francia. En realidad, muchos en Francia ven el voto regional como un trampolín hacia el Elíseo para la líder del partido, Marine Le Pen, que perdió las elecciones presidenciales de 2017 frente a Macron.

En elecciones anteriores, los partidos mayoritarios formaron un llamado "frente republicano" en la segunda vuelta para impedir que ganara la extrema derecha.

¿Cuánto aguantará el frente republicano en estas elecciones regionales y departamentales y qué significará para 2022?

Desde el posible ascenso de la ultraderecha hasta la puesta a prueba de las estrategias de los partidos mayoritarios de cara a 2022, he aquí por qué este voto importa más de lo que crees.

¿Cuántas regiones puede ganar la extrema derecha?

Los sondeos de opinión indican que la Agrupación Nacional va en cabeza en seis regiones en la primera vuelta, con posibilidades de ganar la segunda vuelta en Provenza-Alpes-Costa Azul, Borgoña-Franco Condado y Centro-Val de Loira.

En la región de Provenza-Alpes-Costa Azul, el candidato de extrema derecha Thierry Mariani está en una posición fuerte para ganar la segunda vuelta "en todos los escenarios", según dos recientes encuestas de opinión realizadas por IFOP-Fiducial e IPSOS Sopra Steria.

Incluso si los partidos de izquierda retiraran a sus candidatos en la segunda vuelta bajo el llamado frente republicano, los sondeos indican que el actual Renaud Muselier (LR) sólo obtendría el 49% de los votos, frente al 51% de Mariani.

La perspectiva de que la ultraderecha gobierne las regiones da escalofríos al gobierno. El ministro del Interior, Gérald Daramanin, llegó a afirmar que esas victorias imprimirían a las regiones una "marca satánica".

Christian Le Bart, profesor de ciencias políticas en Sciences Po Rennes, declaró a Euronews que una victoria de los Nacionales en una o varias regiones francesas "anclaría aún más a este partido en el paisaje político francés". El experto señaló que el partido de extrema derecha ya gobierna en varias ciudades y pueblos franceses -entre ellos Perpignan o Fréjus- y ha participado en ejecutivos regionales con anterioridad.

"También alimentaría la campaña presidencial de 2022 al validar la línea de Marine Le Pen y dar la impresión de que está en el camino correcto para ascender al poder", dijo Le Bart.

Le Pen lleva años trabajando para "normalizar" la imagen de su partido. Prometió deshacerse de los elementos extremistas que gravitaban en torno al partido Frente Nacional de su padre, al que rebautizó. El partido no respondió a la solicitud de entrevista de Euronews.

"Ante todo, creo que sería una muy mala noticia para la propia región", dijo a Euronews el diputado Roland Lescure, del partido LREM de Macron.

"Cualquier pueblo o ciudad que haya sido gobernado por la Agrupación Nacional acaba con menos subvenciones para cualquier contenido creativo o cultural que no se ajuste a su visión del mundo, sin una gran gobernanza y a veces problemas con la gestión del presupuesto"

"Probablemente sería un shock que una o dos regiones estuvieran en manos de la Concentración Nacional y por eso vamos a hacer todo lo posible para evitarlo", añadió Lescure.

¿Es el fin del "frente republicano"?

En las últimas elecciones regionales de 2015, la noción de "frente republicano" contra la ultraderecha recibió un amplio apoyo por parte de los partidos mayoritarios, que no dudaron en retirar a sus candidatos de la segunda vuelta para bloquear las victorias de los nacionales. Este año, sin embargo, estas alianzas no deben darse por sentadas.

Una cuestión, señaló Le Bart, es que "las direcciones centrales de los partidos están muy debilitadas y ya no son capaces de influir en los actores políticos locales".

En este contexto, explicó el experto, "el equilibrio de poder se medirá localmente y cada candidato procederá según su propia sensibilidad e interés electoral, sabiendo que las amenazas de sanción o exclusión ya no tienen mucho peso".

Pocos partidos han anunciado claramente que retirarán sus listas tras la primera vuelta en las regiones en las que la Agrupación Nacional está en condiciones de ganar. "Nuestra línea siempre ha sido clara: nada de alianzas", dijo el líder de LR, Christian Jacob.

El partido socialista, que debe tomar una decisión en su Mesa Nacional el viernes, no ha respondido a la solicitud de entrevista de Euronews.

El frente republicano "no impide el avance de la extrema derecha", declaró a la AFP el eurodiputado verde Yannick Jadot. Pero "en la noche de la primera vuelta, haremos lo que sea necesario", incluso "retirarnos si hay un riesgo real" de que gane la extrema derecha, añadió.

Por su parte, el partido de extrema izquierda Francia Indómita calificó el frente republicano de "requerimiento totalmente ineficaz". "La gente está harta", dijo el diputado Adrien Quatennens.

Lescure dijo a Euronews que el frente republicano "podría tomar muchas formas".

"Tenemos que asegurarnos de que no muera y, por lo tanto, tal vez hacer que renazca de nuevo con otra forma y figura", dijo el legislador y portavoz del LREM.

En lugar de limitarse a abandonar sus listas y dejar que los candidatos de los otros partidos mayoritarios ganen por sí mismos, el legislador dijo que otra opción era "fusionar las dos o tres listas republicanas que aún están en liza para poder seguir teniendo un frente republicano y, al mismo tiempo, preservar la diversidad de opiniones en la asamblea una vez elegida".

¿Por qué el partido de Macron va a la zaga en los sondeos?

Según los sondeos de opinión, el partido en el poder tiene pocas probabilidades de ganar una sola región.

"El problema de LREM siempre ha sido su dificultad para existir más allá de la figura del presidente. Asistimos a esta paradoja de un jefe de Estado que, a nivel personal, tiene índices de popularidad mucho más altos que los de sus predecesores en el mismo momento de su mandato, pero esto no se refleja en su partido político", dijo Le Bart a Euronews.

"Es un partido de cinco años. No tenemos por definición cargos electos sobre el terreno", dijo Lescure. "Así que tenemos que seguir machacando, seguir trabajando para asegurarnos de que mejoramos y que echamos raíces en el país, y eso es un gran reto".

En este contexto, los responsables del partido restan importancia a la votación a nivel nacional.

"No creo que sea una lección en un sentido u otro para las elecciones presidenciales. Estamos a un año de esas elecciones y pueden pasar muchas cosas de aquí a entonces. Desde luego, espero que el presidente vuelva a ser candidato para ser reelegido", dijo Lescure a Euronews.

Pero según Le Bart, "se dan todas las condiciones para que este voto se lea en relación directa con la elección presidencial, es decir, una elección nacional." Incluso los votantes de Macron tendrán en cuenta que votar a los candidatos del LREM a nivel regional es una forma de validar su ejercicio del poder a nivel nacional, señaló el experto.

¿Qué hay en estas elecciones para los demás partidos?

A pesar de sus debilitadas posiciones a nivel nacional, tanto los socialistas como los partidos de LR podrían mantener las regiones que han gobernado durante años.

"Sabemos que en este tipo de elecciones hay una bonificación por el cargo o, en todo caso, por la notoriedad y la experiencia política", señaló Le Bart.

La elección también jugará un papel importante a la hora de determinar el "reparto político" de estos partidos en las elecciones presidenciales, dijo el experto a Euronews.

Xavier Bertrand, que encabeza las listas de LR en la región de Hauts de France (norte), declaró que no se presentaría a las elecciones presidenciales si no era reelegido el 27 de junio. La actuación de Valérie Pécresse, cabeza de lista de la región de Île-de-France, que incluye París y sus suburbios, también será observada de cerca por LR.

Para el Partido Verde, el reto será confirmar sus enormes ganancias en las elecciones municipales del año pasado.

Grandes ciudades como Lyon o Burdeos están ahora gobernadas por alcaldes ecologistas. "Si los ecologistas fueran capaces de conquistar una región, gracias a una alianza por ejemplo, sería muy significativo", dijo Le Bart, señalando que la "opción no parecía surgir hasta ahora, pero todo es posible".

El partido de extrema izquierda Francia Indómita sólo presenta listas encabezadas por sus propios candidatos en cuatro regiones, mientras que favorece las alianzas con otros partidos de izquierda en otras.

¿Cómo será la abstención?

Las elecciones regionales francesas suelen tener una baja participación, y los sondeos de opinión predicen que será especialmente baja este domingo.

El 54% de los votantes inscritos tiene intención de abstenerse en la primera vuelta, frente al 49,91% de 2015, según un reciente sondeo del IFOP.

La participación será un factor clave para configurar el resultado de estas elecciones.

"Sabemos que cuando la participación de los votantes es baja, a menudo son los que están en el poder los que se benefician porque tienen un electorado cautivo, con más o menos patrocinio político", dijo Le Bart.

A principios de esta semana, Jordan Bardella, candidato de la Agrupación Nacional en Ile-de-France, dijo a sus partidarios: "Ganaremos amigos míos, ganaremos si y sólo si conseguimos derrotar a un temible enemigo: la abstención".

¿Cuánto poder tienen las regiones francesas?

En comparación con los Länders alemanes o las comunidades autónomas españolas, las regiones francesas tienen competencias limitadas, dijo Le Bart a Euronews.

Entre ellas están el desarrollo económico, la ordenación del territorio, la formación y los transportes públicos.

Sin embargo, las regiones francesas gestionan un presupuesto importante y desempeñan un papel relevante a nivel europeo.

"Muchos de los fondos europeos van directamente a las regiones de Francia", señaló Lescure, incluida la mayor parte de los 40.000 millones de euros previstos para el país en el marco del plan de recuperación de la pandemia conocido como Next Generation EU.

Desde esta perspectiva, tener regiones dirigidas por un partido antieuropeo como la Agrupación Nacional sería un "desastre", dijo el legislador.