Última hora
This content is not available in your region

Muere el expresidente de Argelia Abdelaziz Bouteflika

Access to the comments Comentarios
Por Euronews con EFE
euronews_icons_loading
Imagen de archivo de Abdelaziz Bouteflika
Imagen de archivo de Abdelaziz Bouteflika   -   Derechos de autor  AFP
Tamaño de texto Aa Aa

Ha fallecido el expresidente de Argelia Abdelaziz Bouteflika a los 84 años tras una larga enfermedad que le mantenía incapacitado. Bouteflika fue destituido, tras 20 años en el poder, en medio de protestas prodemocráticas en 2019. que aún hoy exigen el fin definitivo del régimen militar.

Bouteflika dejó el poder en abril de 2019 bajo presión de los militares después de semanas de protestas contra sus planes de aspirar a un quinto período al frente del gobierno. Desde su salida del poder después de 20 años, Bouteflika permaneció recluido bajo cuidados médicos en su residencia de Zeralda, al oeste de Argel.

El expresidente ayudó a llevar la paz a Argelia tras más de diez años de guerra civil en la década de 1990. Sin embargo, enfrentó críticas de grupos de derechos humanos y opositores que lo acusaron de autoritarismo y represión.

Controvertidas elecciones de 1999

Tras su victoria en las controvertidas elecciones de 1999, oficializó la tregua con el Ejército Islámico de Salvación y ofr eció un proceso de diálogo y reconciliación nacional poniendo fin al derramamiento de sangre.

El rostro de la Argelia independiente

Luchó por la independencia de Francia en las décadas de 1950 y 1960 y logró la reelección en tres ocasiones, tras enmendar la Constitución y entre denuncias de fraude electoral. Incluida la victoria en los comicios de 2014, que logró pese a sufrir un ictus meses antes y no participar en la campaña electoral. Su papel fue esencial en la liberación de los ministros de Energía de la Organización de Países Exportadores de Petróleo (OPEP) capturados durante una reunión celebrada en Viena por un grupo armado liderado por Ilich Ramirez Sánchez, más conocido como "Carlos el Chacal".

Los años oscuros

La liberación de los secuestrados catapultó la imagen internacional y el prestigio nacional de Bouteflika, pero no fue suficiente para reducir las reticencias de la casta militar y lograr la sucesión de Boumediane, algo que consideraba que le correspondía.

En 1979, fue elegido presidente el general Chadli Bendjedid, otro de los héroes de la guerra de independencia (1957-1962) y Bouteflika comenzó a perder poder e influencia hasta llegar a ser marginado y acusado de desviar decenas de millones de dólares del presupuesto asignado a las diversas embajadas.

Investigado, se exilió durante seis años para regresar al país en 1987 y sumarse a un grupo de personalidades nacionales que tras la brutal represión de las protestas en Argel firmaron un manifiesto en favor de la democracia y a las reformas políticas.

Instalado en el núcleo duro del estado, atravesó de forma discreta los primeros años de la cruenta guerra civil entre el Ejército y los grupos islamistas radicales, que causó miles de muertos y más de 300.000 desaparecidos y que convirtió a Argelia en el país más peligroso de la década de los noventa.

Inteligente y sagaz

Nacido el 2 de marzo de 1937 en la ciudad marroquí de Oudja, Bouteflika se unió muy joven a la revolución contra la ocupación francesa. En 1958 se unió al círculo del líder independentista y después segundo presidente de la Argelia independiente, Houari Boumediene.

Bouteflika llegó a ser ministro de Exteriores con sólo 25 años en plena Guerra Fría. En aquella época, Argelia era un modelo de socialismo doctrinario ligado a la antigua Unión Soviética. La capital, Argel, era apodada el "Moscú del Mediterráneo".