Última hora
This content is not available in your region

Atentados de París: un juicio, heridas abiertas y una revolución en la respuesta a ataques masivos

Access to the comments Comentarios
Por Valérie Gauriat
euronews_icons_loading
Atentados de París: un juicio, heridas abiertas y una revolución en la respuesta a ataques masivos
Derechos de autor  euronews
Tamaño de texto Aa Aa

El 8 de septiembre empezó el juicio de los atentados del 13 de noviembre de 2015 en París, que dejaron 130 muertos. Entre ellos, Estelle, de 25 años, asesinada en el ataque en la sala de conciertos Bataclan.

Su madre, Marie, vino de Bretaña para asistir al juicio. Parte civil, testificará el próximo mes de octubre.

“Lo que quiero decir ese día será lo que pasó el 13 de noviembre, pero también lo que pasó después. Y los días que siguieron, y los meses, e incluso los años. Porque cambió mi vida y muchas vidas. Y las heridas siguen ahí”, dice Marie Bolzer, madre de una víctima del 13-N.

Heridas abiertas

Heridas de las que Marie ha aceptado hablarnos.

Informados de la muerte de su hija por su compañero la misma noche del ataque, Marie y su esposo partieron hacia París. Pasaron varios días de trámites infructuosos antes de poder identificar el cadáver de su hija, en el Instituto Médico Legal de París.

“La secretaria nos hace sentar y rellenar algunos papeles... luego preguntas: ‘¿Han estado en la funeraria? ¡Deben ocuparse! ¿Su hija será enterrada o incinerada?’. Estamos aturdidos, nos decimos, pero ni siquiera sabemos si está ahí... Y tuvimos cinco minutos para ver a nuestra hija detrás de un vidrio. No tuvimos más noticias, durante una semana. Después nos llamaron, para cerrar el ataúd y recuperar el cuerpo. Éramos cinco familias, todas convocadas a las dos de la tarde. Todos al mismo tiempo. Entramos en un pasillo. Hay cinco cámaras mortuorias alineadas. Y de 100 a 150 personas, todos al mismo tiempo... Había gente que se equivocaba de habitación... Era un desastre total. La gente gritaba, lloraba en el pasillo, se caía... Y entras en la habitación. Te dicen 'tienen 30 minutos'. Y al ataúd. Todos los ataúdes en fila, en los coches fúnebres y eso fue todo. Son cosas que nunca olvidaré... ", cuenta Marie Bolzer, madre de una víctima del 13-N.

Evitar errores del pasado

Una historia que es solo un ejemplo de las muchas disfunciones a las que se enfrentaron las víctimas de los ataques de 2015. Empezando por la identificación errónea, que llevó a algunas familias a velar cadáveres que no eran los de sus seres queridos.

Seis años después, se han rediseñado los sistemas de atención y apoyo a las víctimas, desde la atención inmediata hasta el seguimiento.

El Hospital Pitié-Salpétrière se ha convertido en un centro de referencia para la gestión de crisis. Mathieu Raux coordinó la llegada de muchos heridos allí, la noche del 13-N.

La formación del personal de enfermería en medicina de guerra o gestión de crisis, nuevos sistemas informáticos, una unidad dedicada a la identificación de víctimas, son algunas de las medidas encaminadas a evitar los errores del pasado.

“La lección aprendida va más allá de la organización del hospital, que es nuestro terreno, una mejor capacidad para identificar a las víctimas, una mejor capacidad para atenderlas. No tanto a nivel físico, ahí empezamos a tener una buena experiencia, sino en cuanto a apoyo psicológico. Mayor capacidad para apoyar a los familiares de estas víctimas, ya sea dentro del hospital o en sus esfuerzos por encontrarlos. Y hemos aprendido a apoyar mejor a nuestro personal. Porque también han sido víctimas de algún tipo de trauma”, explica Mathieu Raux, jefe de anestésica y cuidados intensivos del Hospital Pitié-Salpétrière.

Mayor coordinación y nuevas herramientas

Bajo la supervisión del Ministerio de Justicia, la delegación interministerial de atención a las víctimas coordina las políticas públicas en la materia. Y se esfuerza por mejorar los sistemas de ayuda a largo plazo para las víctimas y sus familias, sobre todo ayuda psicológica, compensación e incluso vuelta al trabajo.

También se han desplegado nuevas herramientas, gestionadas por el Ministerio del Interior, los servicios de emergencia y los hospitales.

“A partir de 2018 se crean SINUS y SIVIC, dos dispositivos informáticos digitales. Se trata de dos sistemas de apoyo a la identificación de víctimas que limitarán errores, duplicados, malas alertas, falsas alertas, etc. Y se acaba de publicar un decreto que crea el SIVAC, que es el sistema de información interministerial para las víctimas de actos de terrorismo y desastres. Este es el siguiente paso para mejorar los sistemas de intercambio de información. Hay hasta 11 administraciones diferentes y al menos siete ministerios que pueden estar involucrados en la gestión de estos atentados masivos, o desastres naturales, en todo caso, hechos de extrema gravedad que involucran a muchísimas víctimas”, señala Frédérique Calandra, delegada interministerial de apoyo a las víctimas.

Una unidad de crisis

Otra novedad es una unidad de crisis que puede ser activada por el primer ministro o el ministro del Interior en caso de ataque, catástrofe natural o accidente.

“Es una plataforma de llamadas telefónicas para atender a personas que pueden ser allegados o víctimas de un suceso. Tenemos un dispositivo que permite que más de 50 personas respondan de manera inmediata. Y si el número de llamadas lo justifica, aumentamos con la Cruz Roja, en función del suceso”, explica Yves Hocde, director adjunto de preparación y gestión de crisis, Ministerio del Interior de Francia.

Life for Paris

Superviviente de la sala Bataclan y presidente de la Asociación de víctimas del 13-N Life for Paris, Arthur Dénouveaux es uno de quienes han luchado por un mejor reconocimiento de la situación de las víctimas de atentados, para facilitar sus trámites, especialmente en cuestiones de indemnización como víctimas de actos de guerra y reembolso de gastos médicos y psicológicos.

Testificará en el juicio, que según él deberá permitir a las víctimas pasar página:

“Realmente hemos luchado para simplificar la comprensión de este estatus, para unir todos los detalles de los derechos de las víctimas. Nuestra reflexión fue decir, es rápido convertirse en víctima. Es muy rápido, muy pasivo. ¿El Estado, la sociedad y nosotros, las víctimas, nos damos los medios para dejar de ser víctimas? No estar encerrados en este estatus de por vida ha sido una de nuestras principales batallas, pero no está terminada porque hay una parte que nos corresponde. Hay un momento en el que debemos deshacernos de esto”.

El combate contra el islamismo radical

Para Jean-Pierre Albertini, cuyo hijo Stéphane fue asesinado en la sala Bataclan, los temas importantes son otros.

En un libro, escrito en homenaje a su hijo, cuestiona las acciones emprendidas para combatir el islamismo radical:

“Hay una medalla, una medalla para las víctimas del terrorismo. ¡Hay una medalla! Cuando un Estado prefiere otorgar medallas que la idea de derrotar una determinada ideología, es porque, admite en cierto modo que está ante un callejón sin salida. Si reconocemos la existencia de víctimas y no logramos limitar su número... ”.

Decenas de atentados yihadistas frustrados

Sin embargo, desde 2017, se han frustrado en Francia y en toda Europa decenas de ataques terroristas yihadistas. Fruto de los esfuerzos realizados tras el estrepitoso fracaso de los atentados de 2015, perpetrados por personas conocidas por los servicios de inteligencia europeos, según apunta Jean-Charles Brisard, experto en terrorismo internacional y presidente del Centro de Análisis del Terrorismo:

“Rápidamente nos dimos cuenta de que estas redes eran transnacionales, que todo se jugaba en las fronteras y que lo importante era poder intercambiar información operativa con homólogos extranjeros. Ha habido una mejor cooperación entre los Estados y eso es importante para el futuro. Las organizaciones terroristas que nos amenazan, que nos amenazaban, han sido debilitadas por las ofensivas militares. La amenaza sigue existiendo, la voluntad de esos grupos de atacarnos existe y lo sabemos. Pero pensamos que el riesgo es hoy mucho menor que el riesgo de la amenaza endógena”.

Una amenaza que pone en primera línea a los servicios de inteligencia nacionales, que en Francia han duplicado su personal desde 2015.