This content is not available in your region

Bulgaria y Rumanía aumentan la presión sobre los no vacunados contra la COVID-19

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Bulgaria y Rumanía aumentan la presión sobre los no vacunados contra la COVID-19
Derechos de autor  Andreea Alexandru/Copyright 2020 The Associated Press. All rights reserved.

Rumanía ha pasado su primera noche con toque de queda para los no vacunados contra la COVID-19, una de las muchas medidas emprendidas por el Gobierno para acelerar un programa sanitario que hace agua: menos del 30% de la población tiene la pauta completa de la vacuna y la tasa de mortalidad de los enfermos de COVID-19 es ocho veces superior a la del conjunto de la Unión Europea. En la vecina Bulgaria los números son aún peores, apenas el 20% de la población tiene la pauta completa de la vacuna. Este país también ha endurecido las restricciones: los no vacunados no podrán acceder a bares, restaurantes o centros comerciales sin un test negativo.

Mientras tanto, la Agencia Europea del Medicamento ha iniciado una revisión acelerada de un tratamiento a base de pastillas para los enfermos de COVID-19 elaborado por la farmacéutica estadounidense Merck. Este paso allana el camino a una futura aprobación de este antiviral de fácil administración que reduce sustancialmente la replicación del virus.

Lejos de Europa, en China, donde todo comenzó hace casi dos años, las autoridades sanitarias pisan el acelerador de la campaña de vacunación con dosis de refuerzo para frenar los brotes de COVID detectados en 11 provincias del norte. Oficialmente, hay 603 personas infectadas en este país de 1 400 millones de habitantes. Veintiuna están graves.