This content is not available in your region

Guillermo Lasso promete firmeza y diálogo para acabar con la crisis carcelaria en Ecuador

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español
euronews_icons_loading
Soldados custodian la Penitenciaría del Litoral después de un motín mortal en la prisión, en Guayaquil, Ecuador, el lunes 15 de noviembre de 2021.
Soldados custodian la Penitenciaría del Litoral después de un motín mortal en la prisión, en Guayaquil, Ecuador, el lunes 15 de noviembre de 2021.   -   Derechos de autor  Dolores Ochoa/Copyright 2021 The Associated Press. All rights reserved.

Guillermo Lasso trata de coger por los cuernos el toro de la crisis carcelaria que atraviesa Ecuador. El presidente ecuatoriano ha anunciado que impulsará una normativa que permita a las fuerzas del orden evitar el grave problema de violencia que se vive en las cárceles del país, donde las peleas entre bandas rivales han dejado más de trescientos muertos en lo que va de año:

"Yo mismo asumiré la coordinación nacional de las fuerzas armadas. La seguridad pública es ahora la prioridad número uno en este cargo presidencial. Como lo hice una vez dedicando mi tiempo a la vacunación, ahora priorizaré la seguridad publicitaria", explicaba el mandatario por televisión.

Según Lasso, el Estado no se enfrenta a bandas locales sino a mafias de narcotraficantes internacionales, principalmente mexicanas y colombianas, que utilizan Ecuador como país de tránsito. Lasso también ha reconocido una dejadez histórica del Gobierno frente a este grave problema.

Sin embargo, su iniciativa puede chocar contra los muros de la Corte Constitucional, que ya echó para atrás una normativa similar de su predecesor en el cargo, Lenín Moreno.

El anuncio tiene como telón de fondo la conmoción que ha provocado en todo el país una pelea entre bandas que dejó 68 muertos y 25 heridos en una cárcel de Guayaquil el pasado fin de semana. El pasado mes de septiembre fallecieron 118 reos en un enfrentamiento ese mismo penal. Desde el lunes, un millar de agentes de policía y militares están desplegados en las instalaciones para evitar nuevos estallidos de violencia.