This content is not available in your region

La española Hipra aspira a rivalizar con Novavax con su vacuna de COVID-19 en la UE

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
La española Hipra aspira a rivalizar con Novavax con su vacuna de COVID-19 en la UE
La española Hipra aspira a rivalizar con Novavax con su vacuna de COVID-19 en la UE   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2021

Por Joan Faus

AMER, España, 3 dic – La empresa española Hipra confía en que habrá demanda en la Unión Europea de su vacuna de COVID-19 en fase experimental una vez que se apruebe su uso, ya que, además de estar diseñada para proteger contra nuevas variantes, puede trasladarse fácilmente y producirse en grandes cantidades, según dijo la vicepresidenta de la empresa.

Hipra, una empresa farmacéutica española especializada en vacunas para uso veterinario desde hace unos 50 años, espera empezar a producir su propia vacuna de COVID-19 que se encuentra en la fase II de su ensayo clínico en el primer semestre de 2022, una vez reciba la autorización de la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés).

Elia Torroella, vicepresidenta y responsable de investigación y desarrollo de Hipra, declaró a Reuters en una entrevista que confía en que la vacuna sea eficaz contra la nueva variante ómicron, ya que ha mostrado protección en los ensayos contra todas las cepas conocidas del coronavirus, aunque no dio detalles.

“Es una vacuna que ya contempla las variantes (del coronavirus)”, dijo Torroella. “En la secuencia del antígeno de esta vacuna ya hay variantes ya incluidas y por tanto tenemos buenas perspectivas de poder cubrir futuras variantes”.

A mediados de noviembre, el organismo regulador de los medicamentos en España autorizó a Hipra a llevar a cabo los ensayos de fase II de su vacuna, que utiliza una proteína recombinante como la del fabricante estadounidense Novavax, que está siendo revisada por la EMA.

Pero Torroella cree que la producción de Novavax será más complicada, ya que utilizó una proteína espicular entera menos estable en comparación con la proteína de dos piezas de Hipra.

Hipra prevé una capacidad de producción de 600 millones de dosis el próximo año y el doble en 2023.

“Algunos países europeos están pidiendo vacunas de proteína recombinante, creemos que ahí hay una necesidad y nuestra vacuna puede jugar un papel importante”, dijo Torroella en la sede de Hipra en el noreste de España.

Añadió que la vacuna de Hipra podría ser una “vacuna muy universal”, ya que podría almacenarse a 2-8 grados centígrados, temperaturas más moderadas que las necesarias para otras vacunas importantes.

Las autoridades de la UE han comprado suministros de vacunas para los próximos dos años, pero Torroella dijo que Hipra cree que hay suficiente demanda y espera el “máximo” apoyo a nivel español y europeo.

Hasta la fecha, Hipra ha cerrado un acuerdo de compra de 50 millones de dosis con Vietnam, donde también está realizando pruebas.

El Gobierno español ha sido un apoyo clave para la que sería la primera vacuna española contra el COVID-19, aportando 4 millones de euros para los ensayos clínicos, y se espera que dé otros 15 millones a través de préstamos y subvenciones, dijo Torroella.

Hipra opera en más de 100 países y su facturación alcanzó los 319 millones de euros en 2020.