This content is not available in your region

América Latina intenta mantener la calma ante la velocidad de ómicron

Access to the comments Comentarios
Por Amaranta Zermeno Jimenez  con AP
euronews_icons_loading
El presidente de México Andrés Manuel López Obrador se toma la temperatura durante su conferencia de prensa habitual, 11/1/2022, Ciudad de México, México
El presidente de México Andrés Manuel López Obrador se toma la temperatura durante su conferencia de prensa habitual, 11/1/2022, Ciudad de México, México   -   Derechos de autor  Fotograma AP

Los casos de COVID-19 siguen incrementando rápidamente en toda América Latina, con algunos países administrando terceras y hasta cuartas dosis a la población.

En México, el presidente Andrés Manuel López Obrador, hizo su habitual conferencia "mañanera" desde su casa, tras haber dado positivo en la prueba de COVID-19 por segunda vez.

Hablando con una voz notablemente ronca, el presidente insistió que con la variante ómicron no habría tantas hospitalizaciones ni pérdidas de vidas humanas.

"Afortunadamente es una variante que no tiene el nivel de peligrosidad de la variante delta y lo estoy viviendo".
Andrés Manuel López Obrador
Presidente de México

A pesar del tono tranquilo del presidente, México superó las 300.000 muertes por coronavirus confirmadas por pruebas la semana pasada, pero se realizan tan pocas pruebas que una revisión gubernamental de los certificados de defunción sitúa la cifra real en casi 460.000.

Con el fin de satisfacer la gran demanda de pruebas rápidas de detección de antígenos, las autoridades de la Ciudad de México instalaron 11 macroquioscos en 10 municipios de la capital, proporcionando alrededor de 10.000 pruebas gratuitas diariamente.

De regreso a la crisis

En Perú, las camas de los hospitales y las Unidades de Cuidados Intensivos (UCI) han vuelto a llenarse. El hospital Alberto Sabogal de EsSalud, en el distrito limeño de Callao, está lleno y los pacientes con COVID-19 conectados a respiradores ocupan la mayoría de las camas.

"Los no vacunados representan ahora más del 50% de las camas en uso (en el hospital)... los vacunados, ocupan la otra mitad pero sus síntomas son mucho menos graves, su enfermedad mucho más leve", dijo el Dr. Mirko Conde, internista del hospital.

La exministra de Salud Patricia García, confirmó que los casos están ahora en su pico más alto, incluso más que durante la primera y segunda olas.

"Las vacunas son seguras. Se está vacunando a millones de personas y la prueba es que, en esta oleada, los que requieren hospitalización o tratamiento más grave son los no vacunados."

Con el 66% de la población vacunada, Perú se encuentra entre los países con mayor mortalidad por el virus, con más de 200.000 muertes y 2,3 millones de casos confirmados, según cifras oficiales.