This content is not available in your region

Austria suspende la vacunación obligatoria contra la COVID-19 durante tres meses

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE
euronews_icons_loading
La ministra de Asuntos Constitucionales, Karoline Edtstadler
La ministra de Asuntos Constitucionales, Karoline Edtstadler   -   Derechos de autor  Captura de vídeo de EBU

Austria suspende la vacunación obligatoria contra la COVID durante tres meses.

La suspensión se da en base a un informe de una comisión de expertos que considera que no hay razones para ponerla en marcha debido al carácter leve de los contagios de la variante ómicron.

Austria había sido el primer país europeo que había impuesto por ley la vacunación contra la COVID aunque desde que entró en vigor el 1 de febrero no se controlaba su cumplimiento ya que se estaba en un periodo de transición.

Dentro de tres meses se revisará esta medida. Desde el Ministerio de Sanidad señalan que se requieren más pruebas y conocimientos sobre la duración de la eficacia de las vacunas, así como sobre el propio virus para adoptar una decisión definitiva.

El organismo ha señalado que también es posible poner en marcha la norma rápidamente en cualquier momento que se considere necesario.

Esta suspensión también anula las multas anunciadas para los antivacunas que debían aplicarse a partir del 15 de marzo de hasta 3.600 euros.

En Austria la tasa de vacunación ronda el 70%.

La ministra de Asuntos Constitucionales, Karoline Edtstadler, tras una reunión del Consejo de Ministros, precisó que ante la variante ómicron del SARS-CoV-2, la vacuna obligatoria no responde al principio de "proporcionalidad" entre los beneficios que aporta a la sociedad y las limitaciones a las libertades individuales que exige la Constitución.

Al mismo tiempo, defendió la ley adoptada, que de momento no se abolirá, sino que permanece suspendida temporalmente y es posible ponerla en marcha rápidamente en cualquier momento que se considere necesario.

"Nos permite reaccionar de forma rápida e inmediata ante el virus, porque no sabemos qué más tiene planeado el virus para nosotros", dijo.

La suspensión se decide a pocos días de finalizar el 16 de marzo la fase inicial prevista en la citada ley, un periodo de transición e información previo a los controles sobre su cumplimiento.

En consecuencia, de momento no se aplican las multas planeadas para los no vacunados, de 600 euros, hasta cuatro veces por año.