This content is not available in your region

España | Los teléfonos de Pedro Sánchez y la ministra de Defensa fueron infectados con Pegasus

Access to the comments Comentarios
Por Euronews
euronews_icons_loading
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España y la Ministra de Defensa, Margarita Robles
Pedro Sánchez, presidente del Gobierno de España y la Ministra de Defensa, Margarita Robles   -   Derechos de autor  AFP

Los teléfonos móviles del presidente del Gobierno español, Pedro Sánchez, y de la ministra de Defensa, Margarita Robles, fueron sometidos a escuchas por el programa Pegasus, según dos informes técnicos del Centro Criptológico Nacional.

El Ejecutivo informó este lunes sobre esas escuchas en una rueda de prensa conjunta de la portavoz del gabinete, Isabel Rodríguez, y el ministro de la Presidencia, Félix Bolaños.

La extracción de datos se produjo en dos intrusiones en el teléfono móvil de Sánchez que tuvieron lugar en mayo de 2021 y una intervención en el móvil de Robles en junio de 2021. "No hay pruebas de ninguna intrusión posterior a estas fechas", ha afirmado.

El ministro ha destacado que se ha estado evaluando el volumen de datos que se sustrajeron de los móviles y se ha llegado a la conclusión de que al presidente del Gobierno español le robaron 2,6 gigas de información durante la primera extracción y y 130 megabites en la segunda, mientras que a la ministra de Defensa le robaron 9 gigas.

Bolaños ha querido recalcar que las intervenciones son "ilícitas y externas", ajenas a organismos del Estado, aunque por el momento, se desconoce su autoría. De esta forma, han querido señalar que la investigación sigue en curso.

También se desconoce qué información fue robada de los teléfonos móviles, pero lo que sí se sabe es que los teléfonos infectados eran los institucionales y no el móvil de uso personal.

Este mismo lunes, la Abogacía del Estado ha presentado una denuncia ante el juez de guardia de la Audiencia Nacional, para que se abra una investigación sobre lo sucedido. El ministro Bolaños ha expresado durante la rueda de prensa que se trata de hechos “verificados y contrastados”, de esto “no hay ninguna duda”.

El caso se conoce en plena tormenta política en España por el espionaje al que supuestamente fueron sometidos dirigentes independentistas catalanes y vascos por parte del Estado también con Pegasus.

Tormenta política por el 'Catalan Gate'

Uno de los últimos casos de supuesto espionaje por Pegasus es el revelado por el semanario estadounidense The New Yorker, en abril de 2022, con datos de The Citizen Lab, y según el cual más de sesenta dirigentes independentistas catalanes, en su mayoría, y vascos, habrían sido víctimas del programa.

Entre los investigados, el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, los expresidentes Quim Torra y Artur Mas, y el entorno de Carles Puigdemont.

El supuesto espionaje coincidió con los años más convulsos en Cataluña, cuando el Gobierno catalán convocó en 2017 un referéndum de secesión declarado ilegal por el Tribunal Constitucional.

El caso español era calificado por Citizen Lab como el de mayor envergadura hasta ahora analizado, por encima de ataques como los dirigidos hacia periodistas de Al Jazeera (36 víctimas) o a disidentes en El Salvador (35 víctimas).

50.000 objetivos de Pegasus

En el verano de 2021, una investigación periodística global desveló que Pegasus había sido utilizado por Gobiernos de todo el mundo, desde Arabia Saudí hasta México, para espiar a activistas, defensores de derechos humanos, periodistas y políticos.

Los trabajos, coordinados por la organización francesa Forbidden Stories con apoyo técnico de Amnistía Internacional (AI), levantaron una oleada de condenas en todo el mundo, aunque los gobiernos supuestamente implicados negaron su relación con el uso ilegítimo del programa.

Unas 50.000 personas fueron identificadas como potenciales objetivos de este programa, entre ellos hasta 180 periodistas dedicados a investigar casos de corrupción o violaciones de derechos humanos y del que no escaparon tampoco algunos dirigentes.

Sanciones contra Pegasus

Para frenar la impunidad contra el programa, EE.UU. impuso ya sanciones contra su fabricante, la empresa israelí NSO Group, vetando su acceso a la tecnología estadounidense; mientras que Israel endureció el control de sus exportaciones cibernéticas.

La empresa siempre sostuvo que sus productos están destinados a perseguir a terroristas y criminales, aunque no puede controlar cómo sus clientes los utilizan.

En enero de 2022, el presidente de NSO, Asher Levy, presentó sin embargo su dimisión después de que se destapara que el programa había sido utilizado por la Policía de Israel para espiar a ciudadanos sin orden judicial.