This content is not available in your region

Joe Biden alerta del "problema global" que supone el bloqueo ruso al grano ucraniano

Access to the comments Comentarios
Por Euronews en español  con EFE
euronews_icons_loading
El presidente de Estados Unidos Joe Biden, durante la Cumbre de Líderes de la Cuadrilateral celebrada en Tokio, el 24 de mayo de 2022
El presidente de Estados Unidos Joe Biden, durante la Cumbre de Líderes de la Cuadrilateral celebrada en Tokio, el 24 de mayo de 2022   -   Derechos de autor  Evan Vucci/AP

Con los cargueros de grano bloqueados por las fuerzas rusas en el Mar Negro, el riesgo de una crisis alimentaria mundial va siendo más inminente a medida que pasan los días.

En semejante escenario, el presidente de Estados Unidos Joe Biden recordaba durante la Cumbre de Líderes de la Cuadrilateral celebrada en Tokio, cómo lo que está pasando en Ucrania no es ya un asunto europeo sino, a todas luces, global.

"La crisis alimentaria mundial se agrava porque Rusia bloquea a Ucrania la exportación de sus millones de toneladas de grano", insistía Biden, que añadía que "mientras Rusia continúe la guerra, Estados Unidos trabajará con sus socios para ayudar a liderar una respuesta global, porque estamos ante algo que afectar a todas las partes del mundo".

Desde Bruselas, la presidenta de la Comisión Europea Ursula von der Leyen acusaba al presidente Vladímir Putin de estar utilizando "el hambre y el grano" como arma de guerra. Von der Leyen revelaba también que Rusia estaría bombardeando deliberadamente almacenes de cereales en toda Ucrania.

Según informa el diario The Times, desde Reino Unido se estaría trabajando en una "coalición de voluntades" que trataría de romper de aquí a unas pocas semanas el bloqueo ruso para proporcionar un corredor de protección a los barcos, desde Odesa y a través del Bósforo.

En los campos ucranianos, considerados "el granero de Europa", continúa mientras tanto el trabajo, con el temor de que la interrupción en la cadena de suministros acabe derivando en un desastre para todos.

"Todavía quedan 25 millones de toneladas de grano y semillas oleaginosas aquí en Ucrania", informaba el agricultor neerlandés Kees Huizinga. "Eso es un tercio de la cosecha del año pasado, así que ya tenemos un enorme problema logístico. Quiero decir que ya es tarde, ya es demasiado tarde. La única opción para sacar el grano de Ucrania es a través de los puertos del Mar Negro. Tienen que estar abiertos".

La mencionada interrupción de estos alimentos básicos provocaría escasez no solo en Europa, sino también en África, Oriente Medio o Asia, llevando a muchos de sus países "al límite", según alertan los expertos. Pero lo cierto es que el bloqueo ruso no parece cerca de terminar, y el panorama es cada vez más negro.