This content is not available in your region

España promete defender sus intereses tras la cancelación del tratado con Argelia

Access to the comments Comentarios
Por Reuters
España defenderá sus intereses tras la cancelación del tratado por parte de Argelia
España defenderá sus intereses tras la cancelación del tratado por parte de Argelia   -   Derechos de autor  Thomson Reuters 2022

Por Belén Carreño y Inti Landauro

MADRID, 9 jun -El Gobierno español defenderá “de manera firme” sus intereses nacionales ante la decisión de Argelia de anular un tratado de amistad y cooperación de hace 20 años y prohibir todo comercio no relacionado con el gas con España, dijo el jueves el ministro español de Asuntos Exteriores.

José Manuel Albares dijo a la prensa que España también está vigilando los flujos de gas procedentes de Argelia, su mayor proveedor, que representan casi la mitad de las importaciones de gas de España, y afirmó que estos no se ven afectados por la disputa diplomática sobre la postura de Madrid en el territorio en disputa del Sáhara Occidental.

La portavoz de Asuntos Exteriores de la Comisión Europea, Nabila Massrali, dijo a los periodistas que la decisión de Argelia era “extremadamente preocupante” y pidió a las autoridades argelinas que la revisaran y trabajaran con España para encontrar soluciones a su desacuerdo.

La asociación bancaria de Argelia informó el miércoles de la interrupción de los pagos hacia y desde España debido a la suspensión del tratado, lo que, según fuentes argelinas, afecta a todo el comercio excepto a los suministros de gas.

“Estamos analizando el alcance y las consecuencias prácticas, tanto nacionales como europeas, de esa medida, de manera serena y constructiva, pero también de manera firme con la defensa de los intereses de España, de los españoles y de las empresas españolas”, dijo Albares a los periodistas.

Las exportaciones españolas a Argelia incluyen hierro y acero, maquinaria, productos de papel, combustible y plásticos, mientras que las exportaciones de servicios incluyen la construcción, la banca y los seguros.

Las empresas energéticas españolas Naturgy, Repsol y Cepsa tienen contratos con la empresa estatal argelina de gas Sonatrach.

El presidente argelino, Abdelmadjid Tebboune, ha manifestado anteriormente que no romperá el contrato de suministro por esta disputa. Reuters ha hecho una petición de comentarios a Sonatrach.

La ministra española para la Transición Ecológica, Teresa Ribera, se mostró confiada en que Sonatrach respetará sus contratos comerciales, pero reconoció que el enfrentamiento entre ambas naciones llega en un momento delicado, ya que las empresas implicadas están revisando los precios de los contratos de suministro a diez años.

El suministro de gas norteafricano a Europa ha cobrado cada vez más importancia este año ante la invasión rusa de Ucrania.

EL SÁHARAOCCIDENTAL SE CALIENTA A FUEGOLENTO

Argelia se enfadó cuando España dijo en marzo que apoyaba un plan marroquí para ofrecer autonomía al Sáhara Occidental. Argelia respalda al movimiento del Frente Polisario que busca la plena independencia del territorio, que Marruecos considera suyo.

El conflicto volvió a estallar en 2020, casi tres décadas después de un alto el fuego, lo que llevó a Argel a romper los lazos diplomáticos con Rabat el año pasado, cuando también decidió no prorrogar un acuerdo de exportación de gas a través de un gasoducto que pasa por Marruecos hasta España y que constituía casi todo el suministro de gas de Marruecos.

Los suministros, que ahora utilizan el gasoducto directo submarino restante y por barco, se han reducido a poco más de una cuarta parte de las importaciones de gas de España en enero-abril, frente a casi la mitad un año antes.

El tratado de Argelia con España también comprometía a ambas partes a cooperar en el control de los flujos migratorios, lo que hace temer que su suspensión pueda llevar a Argel a relajar sus controles fronterizos y alimentar un aumento de las llegadas a España, como ocurrió en una disputa diplomática con Marruecos el año pasado.

Esto podría suponer un problema potencial también para la Unión Europea e incluso para la OTAN.

Como anfitriona de una próxima cumbre de la OTAN, España presionará para que se incluyan las “amenazas híbridas” como la migración irregular, especialmente en el flanco sur, en la nueva hoja de ruta de la política de la alianza militar, dijo Albares el miércoles a Reuters.

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, expresó su esperanza de que la discordia no altere su cooperación en materia de seguridad y flujos migratorios irregulares.

Las llegadas de inmigrantes argelinos han aumentado en los últimos años. En las islas Baleares de España —una ruta utilizada mayoritariamente por los argelinos para llegar a España— la policía tuvo que ampliar sus instalaciones de control después de que en 2021 llegaran unos 2.400 migrantes en 164 embarcaciones, unas cinco veces más que en 2019.

El miércoles, 115 migrantes indocumentados llegaron a las islas Baleares, de los cuales 104 eran argelinos, dijo la policía española.

“No se pueden descartar nuevas medidas (por parte de Argelia), pero dependerán de las exigencias de las partes”, entre las que se encuentran España, Marruecos y el Polisario, dijo Haizam Amirah-Fernández, analista principal para la región en el centro de estudios El Cano de Madrid, que pide una solución al problema del Sáhara Occidental con la mediación de la ONU.