This content is not available in your region

Deportaciones de migrantes a Ruanda | La justicia británica se niega a bloquear el plan del Gobierno

Access to the comments Comentarios
Por Carmen Menéndez
euronews_icons_loading
Manifestante se manifiestan contra el plan de deportaciones a solicitantes de asilo a Ruanda, Londres, 13/06/22
Manifestante se manifiestan contra el plan de deportaciones a solicitantes de asilo a Ruanda, Londres, 13/06/22   -   Derechos de autor  Alastair Grant/Copyright 2022 The Associated Press. All rights reserved

No hay vuelta atrás para el polémico proyecto del Gobierno británico de deportar a Ruanda a los solicitantes de asilo. Pese a las críticas internacionales y a protestas como la que este lunes congregó a cientos de personas en Londres, la Corte de Apelaciones se negó este lunes a frenar los planes del ejecutivo de Boris Johnson.

Un panel de tres jueces rechazó un recurso presentado por defensores de los derechos de los inmigrantes y sindicatos de empleados públicos que pretendían bloquear temporalmente los vuelos de deportación al país africano a la espera de que en julio se celebre un juicio completo sobre su legalidad.

El primer vuelo con destino a Ruanda está previsto este martes. 

"Todo esto está mal" dice el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados

El plan ha sido criticado como inhumano e ilegal desde que en abril el primer ministro británico, Boris Johnson, anunció la medida para desincentivar la llegada de personas en embarcaciones inseguras a través del Canal de la Mancha. Según Johnson, se trata de detener el modelo de negocio de las bandas criminales y evitar que los inmigrantes arriesguen su vida.

A la polémica se han sumado unas declaraciones privadas del príncipe Carlos, heredero al trono del Reino Unido, que según ha desvelado el diario "The Times" ha calificado de "espantosos" los planes del Gobierno, a pesar de la tradicional neutralidad política de la monarquía británica.

El Alto Comisionado de la ONU para los Refugiados Filippo Grandi también condena sin ambages las deportaciones.

"Todo esto está mal. El fundamento del derecho de asilo es que las personas permanezcan en el territorio del país, especialmente si este es signatario de la convención y tiene las instituciones para ocuparse de ello. Exportar esa responsabilidad a otro país es contrario a cualquier noción de reparto de responsabilidades", afirma. 

Para los hoteles seleccionados en Ruanda para acoger a los solicitantes de asilo el plan es una buena noticia.