This content is not available in your region

Zelenski acusa a Rusia de perpetrar un "acto terrorista descarado" en Kremenchuk

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE, AFP & AP
euronews_icons_loading
Centro comercial calcinado por el misil en Kremenchuk
Centro comercial calcinado por el misil en Kremenchuk   -   Derechos de autor  AP/AP

Incertidumbre sobre el número real de víctimas tras la explosión de un misil en un centro comercial de Kremenchuk, en el centro de Ucrania. Según el gobernador regional, más de una decena de personas han muerto y más de cuarenta han resultado heridas. En un primer informe, hablaba de dos muertos, después de 13. El presidente ucraniano, Volodímir Zelenski, ha acusado a Rusia de perpetrar un "acto terrorista descarado" contra un centro comercial en el que había más de mil personas.

Mientras Moscú niega cualquier responsabilidad en otro ataque, el que se produjo el domingo sobre Kiev. Según el portavoz del Ministerio de Defensa de Rusia, lo que explotó fue un misil del sistema de defensa antiáereo de Ucrania que los mismos ucranianos habían disparado.

El Ministerio de Defensa ruso también ha difundido imágenes de su titular, Serguéi Shoigú, visitando supuestamente a las tropas rusas ubicadas en Ucrania .

Mientras tanto, las fuerzas ucranianas se emplean en la defensa de Lisichansk, su último bastión en la provincia de Luhansk después de que se hubieran retirado de la limítrofe Severodonetsk. 

Si Lisichanks cae, las milicias rusas tendrán más facilidad para atacar a las tropas ucranianas que se encuentran en la provincia vecina de Donetsk, donde está Sloviansk. A esta llegan cientos de civiles que han huido de otras localidades afectadas por la ofensiva rusa

Pero Sloviansk tampoco es garantía de seguridad. Este lunes, una persona murió en un bombardeo ruso que alcanzó varios edificios de la ciudad. 

Implicación bielorrusa en la guerra

Después del ataque del sábado contra el norte de Ucrania perpetrado desde territorio bielorruso, los temidos bombarderos estratégicos rusos Tu-22M3 reanudaron anoche los ataques con misiles de crucero Iskander desde Bielorrusia contra Kiev y las regiones septentrionales de Sumy y Chernígov.

Precisamente, el presidente ruso, Vladímir Putin, prometió el sábado a su colega bielorruso, Alexandr Lukashenko, el suministro de Iskander, que pueden portar armas nucleares.

"Estamos en guerra con Rusia en nuestra tierra. Aunque hemos visto que ha habido ataques con misiles más de una vez desde Bielorrusia", advirtió Zelenski al recibir a la presidenta moldava, Maia Sandu.

El presidente ucraniano instó a los bielorrusos a ignorar los llamamientos de sus dirigentes, que quieren "sembrar el odio" entre ambos pueblos.

"Pero no sois esclavos ni carne de cañón. No tenéis que morir. Y podéis evitar que alguien decida por vosotros (...). Mucho depende ahora de la gente común de Bielorrusia. Y sé que podéis negaros a participar en esta guerra. Vuestras vidas solo os pertenecen a vosotros, no a alguien en el Kremlin", añadió.

En su parte vespertino, el Estado Mayor advirtió que "se espera que continúen" los ataques con misiles desde el territorio y espacio aéreo bielorruso.

Con todo, la Inteligencia militar ucraniana cree que Minsk se limitará a ser cómplice de la intervención militar rusa, pero es "muy improbable" que el Ejército bielorruso se involucre en las hostilidades.