This content is not available in your region

El rastro de desolación que Rusia deja en poblaciones ucranianas como Bakhmut y Chuhuiv

Access to the comments Comentarios
Por Juan Carlos De Santos Pascual  con EFE & AP
euronews_icons_loading
Equipos de rescate retiran los escombros tras un ataque con misiles rusos en Chuhuiv, región de Járkov, Ucrania, el lunes 25 de julio de 2022.
Equipos de rescate retiran los escombros tras un ataque con misiles rusos en Chuhuiv, región de Járkov, Ucrania, el lunes 25 de julio de 2022.   -   Derechos de autor  Evgeniy Maloletka/The Associated Press

Los combates continúan sin grandes avances en **Ucrania,**aunque si se han producido bombardeos esporádicos en varias zonas. Imágenes como esta publicadas por la policía nacional de Ucrania, muestran las ruinas de una escuela en la ciudad ucraniana oriental de Bakhmut, después de un bombardeo con misiles.

El ataque tuvo lugar en la madrugada del domingo y dejó la escuela prácticamente inservible. Un portavoz de la policía dijo que no había nadie en el edificio en ese momento. Según la inteligencia británica, las hostilidades siguen tanto en el Donbás, como en la región sureña de Jersón. Kiev apunta que las fuerzas ucranianas han pasado de la defensa a la contraofensiva en esta última región. Por su parte, el Ministerio de Defensa de Rusia ha difundido estas imágenes del despliegue de más material militar en Ucrania.

Mientras tanto, en la región nororiental de Járkov, la alcaldesa de Chuhuiv dijo que su ciudad había sido alcanzada por 12 cohetes en la madrugada del lunes. No tenía claro si había muerto alguien, pero dijo que temía que se encontraran personas bajo los escombros.

"Todos estos años nuestra sociedad, los habitantes han estado creando y construyendo unas condiciones de vida adecuadas. Y ahora el enemigo está destruyendo todo esto, matando a niños, habitantes que viven en paz. Es muy difícil describir todo esto", señala Galina Minayeva, alcaldesa de Chuhuiv.

Se cree que Járkov, la segunda ciudad más grande de Ucrania, es uno de los próximos objetivos de Vladímir Putin, aunque los militares ucranianos que patrullan sus alrededores dudan de que Moscú tenga el número de tropas en la zona para tomarla.