El BCE sube los tipos de interés hasta el 2 % y no descarta más subidas para frenar la inflación

Access to the comments Comentarios
Por Ana Buil Demur  con EFE
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE).
Christine Lagarde, presidenta del Banco Central Europeo (BCE).   -   Derechos de autor  Thomas Lohnes/AP

Con la inflación disparada en la eurozona, rozando el 10 %, el Banco Central Europeo (BCE) vuelve a subir los tipos de interés, en tres cuartos de punto, llegando al 2 %. Con unas perspectivas económicas sombrías, su presidenta, Christine Lagarde, advierte de nuevas subidas "para asegurar el retorno de la inflación a su objetivo del 2 %, a medio plazo":

"La actividad económica en la zona euro probablemente se desacelerará significativamente en el tercer trimestre del año y esperamos un mayor debilitamiento en lo que queda de año y a principios del próximo. Al reducir los ingresos reales de la gente y aumentar los costes para las empresas, la alta inflación continúa frenando el gasto y la producción. La severa interrupción en el suministro de gas ha minado rápidamente la confianza de los consumidores y las empresas, lo que también está pesando sobre la economía".

Los consumidores se enfrentan desde hace meses a precios récord de los combustibles y la energía y, ahora, muchos verán aumentar las hipotecas de sus viviendas.

"Es un coste adicional, un coste bastante considerable para algunos, sin duda, y hay que tener en cuenta que las economías europeas ya se están desacelerando bastante y hay previsiones de recesión para los próximos meses y posiblemente para 2023. Pero cuando se observa lo que está pasando en este momento, la confianza del consumidor está cayendo. Los últimos datos sugieren que la confianza de consumidores y empresas está bajando. Aumentar los tipos, no ayuda", explica Vicky Pryce, asesora económica principal, CEBR (Centro de Investigación Económica y Empresarial).

No se espera que los costes bajen mientras la guerra en Ucrania mantenga altos los precios del combustible.

En cuanto a los tipos, las condiciones globales adversas podrían obligar al BCE a más subidas en 2023.