China abandona la 'app' de rastreo en su relajación de los controles de COVID

China abandona la 'app' de rastreo en su relajación de los controles de COVID
China abandona la 'app' de rastreo en su relajación de los controles de COVID Derechos de autor Thomson Reuters 2022
Por Reuters
Compartir esta noticiaComentarios
Compartir esta noticiaClose Button

Por Brenda Goh y Farah Master

SHANGHÁI/HONG KONG, 13 dic - La ciudadanía china celebró el martes la retirada de una aplicación móvil obligatoria para registrar si habían viajado a zonas afectadas por el COVID-19, en la relajación más reciente de algunas de las normas antivirus más estrictas del mundo.

Mientras las autoridades desactivaban la aplicación "código de itinerario" en la medianoche del lunes, las cuatro empresas de telecomunicaciones chinas declararon que borrarían los datos de los usuarios asociados a la aplicación.

"Adiós código de itinerario, espero no volver a verte nunca más", decía un mensaje en la red social Weibo, donde los internautas aplaudían la desaparición de una aplicación que los críticos temían que pudiera utilizarse para la vigilancia masiva.

"La mano que se extendió para ejercer el poder durante la epidemia debería retirarse ahora", escribió otro usuario.

A pesar del alivio por la decisión de la semana pasada de empezar a desmantelar partes clave de la estricta estrategia gubernamental de "cero COVID", se teme que China pueda pagar ahora un precio por posiblemente haber sobreprotegido a sus 1.400 millones de habitantes contra el virus.

Según algunos analistas, la posibilidad de que se produzca una oleada de infecciones durante las vacaciones del Año Nuevo chino del mes que viene, cuando la gente viaje por todo el país para estar con sus familias, sigue siendo un peligro para una población que carece de la conocida como "inmunidad de rebaño", además de tener unas tasas de vacunación relativamente bajas entre la población anciana.

Los códigos de itinerario se utilizaban principalmente para rastrear los viajes internos dentro de China, mientras que las autoridades también utilizan los llamados códigos sanitarios, que los residentes deben escanear para entrar en lugares públicos con el fin de comprobar si pueden haber estado en contacto con el virus.

Las medidas adoptadas la semana pasada para acabar con las restricciones impuestas por el COVID incluían la supresión de las pruebas obligatorias previas a muchas actividades públicas y la reducción de la cuarentena.

Las largas colas ante las clínicas de control de la fiebre fueron un signo preocupante de que se está produciendo una oleada de infecciones, a pesar de que el recuento oficial de nuevos casos ha tendido a la baja en las últimas semanas a medida que las autoridades han ido reduciendo las pruebas.

Aunque China no ha anunciado la supresión de los códigos sanitarios, varias ciudades, entre ellas Shanghái, han comunicado que los residentes ya no están obligados a mostrar estos códigos al entrar en lugares como tiendas y restaurantes.

La relajación de los controles llega justo después de las protestas históricas contra la estrategia de "cero COVID" del presidente chino, Xi Jinping.

Las manifestaciones, que abarcaron desde vigilias con velas en Pekín hasta enfrentamientos callejeros entre residentes enfurecidos y la policía antidisturbios en Cantón, suponen la mayor muestra de descontento público en China continental desde que Xi llegó al poder en 2012.

APERTURA

El enviado de Pekín a Estados Unidos dijo el lunes que cree que las medidas de China contra el COVID-19 se relajarán aún más en un futuro próximo, y que los viajes internacionales al país también serán más fáciles.

China prácticamente ha cerrado sus fronteras a los viajes internacionales desde que la pandemia surgió por primera vez en la ciudad de Wuhan, en el centro del país, a finales de 2019. Los vuelos internacionales siguen siendo una fracción de los niveles prepandémicos y las personas que llegan se enfrentan a ocho días de cuarentena.

El centro financiero de Hong Kong, que ya tiene controles fronterizos menos estrictos que China continental, dijo el martes que eliminará el requisito de que los viajeros que lleguen eviten bares y restaurantes en los tres primeros días después de su llegada.

Hong Kong también suprimirá la aplicación de seguimiento de la movilidad que regula el acceso a restaurantes y espacios cerrados como gimnasios, clubes y salones de belleza, según anunció el martes el jefe del Ejecutivo hongkonés, John Lee.

Aunque se considera que el levantamiento de los controles mejora las perspectivas de crecimiento mundial a largo plazo, los analistas afirman que las empresas chinas pasarán apuros en las próximas semanas, ya que la oleada de infecciones creará escasez de personal y hará recelar a los consumidores.

Los analistas afirman que el descenso de los nuevos casos notificados podría reflejar la disminución de los requisitos de análisis y no tanto la situación real sobre el terreno.

"El rápido aumento de los contagios en las grandes ciudades podría ser solo el principio de una oleada masiva de infecciones por COVID", afirma Ting Lu, economista jefe para China de Nomura.

"Calculamos que la llegada de inmigrantes en torno a las vacaciones del Año Nuevo chino, a finales de enero, podría provocar una propagación sin precedentes del COVID".

Los expertos afirman que el frágil sistema sanitario chino podría verse desbordado rápidamente si estos temores se hacen realidad.

En Pekín, los asientos vacíos en los trenes de cercanías y los restaurantes desiertos del centro han puesto de manifiesto las dudas que albergan algunas personas a la hora de abrazar las libertades recién recobradas.

"Puedo entenderlo", dijo a Reuters Gao Lin, financiero de 33 años, en las calles de la capital. "Quizá otras personas tengan miedo o estén preocupadas por la salud de sus hijos y abuelos. Es una elección personal".

Las acciones chinas bajaban el martes, ya que el reciente repunte provocado por las esperanzas de reapertura perdió fuerza ante la preocupación de un rebrote de las infecciones por COVID.

El yuan chino, que ha perdido casi un 9% frente al dólar este año y se encamina a su peor año desde 1994, cuando China unificó los tipos de cambio oficiales y de mercado, apenas variaba el martes.

Compartir esta noticiaComentarios

Noticias relacionadas

Von der Leyen viaja a Kiev en el segundo aniversario de la guerra

Hungría y Suecia cierran un acuerdo de defensa que allana el camino de Suecia hacia la OTAN

Declaran culpable de hacer declaraciones falsas al excanciller austríaco Sebastian Kurz